Noche de cuchillos largos en PRI, PRD y Morena por Acapulco

Views: 58

Ricardo Aponte Contreras

Morena, PRD y PRI tuvieron este sábado su noche de cuchillos largos porque, de buenas a primeras, los registros de las planillas municipales para Acapulco que se hicieron ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana eliminaron los acuerdos tomados entre los diversos grupos políticos que integran a esos tres partidos.

En los tres institutos políticos se vivió, la noche del registro, una serie de manifestaciones de inconformidad por las designaciones de regidurías y hasta de alcaldías a gente que no reconocen como originaria del movimiento democrático que han vivido desde que integraron las corrientes perredistas y con Andrés Manuel López Obrador se unieron al morenismo nacional.

Empero, pese a los problemas y conflictos internos en los tres partidos, la preferencia electoral no se ha movido, aunque todo puede ser ficticio y la realidad se sabrá el próximo 6 de junio. El rompimiento interno en las tres estructuras todavía está en proceso. Faltan 60 días para las elecciones.

Los guindas

En el partido Movimiento de Regeneración Nacional el grito por todos lados fue contra la imposición de la candidatura de Abelina López Rodríguez, quien fue presentada ante los medios de comunicación en una reunión aparentemente privada al que no fueron convocados los más de 20 aspirantes a esa candidatura.

En esa ocasión, el delegado del CEN de Morena en Guerrero, Salomón Jara Cruz, informó que la diputada federal con licencia había resultado ganadora de una encuesta interna morenista de la que no presentó estadística alguna ni cómo se realizó en el municipio más importante de Guerrero.

En esa ocasión, el delegado morenista informó que, más de una veintena que se había inscrito como aspirante, solamente habían participado cinco personas sin siquiera mencionar quiénes eran esos finalistas de la encuesta de Morena ni qué criterio fue utilizado para elegirlos como tales.

Junto a Jara Cruz, el secretario general de Morena en Guerrero, Marcial Rodríguez Saldaña, quien se autonombra presidente del partido en funciones, también defendió la encuesta que había elegido a López Rodríguez como la ganadora de la contienda interna en Acapulco.

De inmediato, voces de los demás aspirantes como Zeferino Torreblanca Galindo (exgobernador y exalcalde de Acapulco) discreparon de la decisión y pidieron esperar la oficialización de la candidatura por parte de la dirigencia nacional morenista. Nunca sucedió o si lo hicieron fue a puerta cerrada con todos los que soñaron con dicho abanderamiento.

La noche del diez de abril, en Chilpancingo, en la sede del Instituto Estatal de Participación Ciudadana de Guerrero cientos de militantes y simpatizantes de Morena protestaron a grito abierto contra Abelina López Rodríguez y Marcial Rodríguez Saldaña, a quienes acusaron de haber incurrido en prácticas de corrupción por haber vendido las candidaturas a gente extraña al movimiento.

A Abelina no le han perdonado el que ella misma se haya puesto en el cuello la soga de la corrupción cuando, en una sesión plenaria de la Cámara de Diputados, admitió haber corrompido un proceso de justicia al pagar 20 mil pesos para agilizar un trámite

Los amarillos

Desde que se conoció que Mario Moreno Arcos era el candidato de la alianza con el PRI, los perredistas imaginaron que Evodio Velázquez Aguirre vendería cara su derrota en la encuesta interna bipartidista y Acapulco sería el cobro de la factura, pero las aguas se calmaron cuando al exalcalde acapulqueño lo anotaron como número uno de la lista de las diputaciones plurinominales.

Sin embargo, uno de sus principales operadores políticos en el municipio, Víctor Aguirre Alcaide, comenzó a desplegar en redes sociales y en medios de comunicación tradicionales y digitales toda una escalada publicitaria para empezar a presionar que la candidatura de Acapulco correspondería al partido del sol azteca.

Fue tal la presión del regidor con licencia que llegó a emplazar a su propio partido para romper la alianza con los priistas toda vez que la maquinaria de Ricardo Taja Ramírez, quien por segunda ocasión buscaría la presidencia municipal de Acapulco, comenzara a avasallar los pasos que ya había andado el perredista.

La fotografía que se tomó con el exgobernador Ángel Aguirre Rivero, quien es considerado como el constructor de la alianza nacional contra Morena y Andrés Manuel López Obrador, despertó diversos comentarios entre los que se mencionaban que ya había sido apadrinado por el expriista y experredista.

Sin embargo, a 24 horas del registro oficial de la candidatura, la dirigencia nacional del PRD acordó que Acapulco sería para el Partido Revolucionario Institucional que estaba pensando en el empresario acapulqueño a quien le abrieron el camino tras quitar la presión del senador Manuel Añorve Baños quien colocó a su esposa Julieta Fernández Márquez como diputada plurinominal.

En el PRD, los dirigentes de las tribus guerrerenses acusaron nuevamente al dirigente nacional del partido del sol azteca, Jesús Zambrano Grijalva, de haberse agandallado diversas posiciones para su grupo llamado Los Chuchos.

Celestino Cesáreo Guzmán, exdirigente estatal perredista, señaló que en su partido hay una quinta columna que es una expresión para llamar a quienes trabajan clandestinamente en favor del enemigo. Esta característica hace que se vea a la quinta columna como un conjunto de personas potencialmente desleales a la causa en la que dicen trabajar y con sus acciones, sus decisiones y sus hechos colaboran, ayudan y facilitan de distintas formas al triunfo del adversario.

En sus redes, el perredista señaló que “usando su mayoría automática, Los Chuchos al interior del PRD se agandallaron las candidaturas y planillas en Chilpancingo, Tecpan, Zapotitlán Tablas y otros municipios de Guerrero, sin mencionar Acapulco.

“Con esta acción los Chuchos se convierten en la quinta columna en la campaña de la alianza PRD-PRI en Guerrero. El PRD somos todos. La lucha sigue … y sigue”, expresó.

Los tricolores

Tras la aceptación de Ricardo Taja Ramírez como candidato de la alianza PRI-PRD, los priistas daban por hecho que la integración de las planillas se haría conforme los acuerdos internos, hechos en lo oscurito y con llamadas guasaperas, pero jamás pensaron que esos arreglos no serían tomados en cuenta a la hora de comenzar a salir los nombres de la planilla registrada ante el IEPC.

Este domingo, de manera velada, los machetazos comenzaron a sentirse contra el grupo político que encabeza el senador Manuel Añorve Baños, a quien desde el interior del bunker de Ricardo Taja Ramírez no lo pueden ver ni en pintura, según voces internas del mismo empresario.

Al exalcalde lo consideran uno de los políticos más voraces y porque quiere apropiarse, sin proporcionar un solo elemento de prueba, de que quiere apropiarse del control del próximo gobierno municipal, en caso de que el voto popular lo elija ganador de la próxima contienda del 6 de junio.

Hoy, las inconformidades explotaron con el actual dirigente de la central obrera, Rodolfo Escobar Ávila, a quien lo ningunearon y lo colocaron con una suplencia de regiduría cuando todo mundo en el PRI lo habían considerado en un posicionamiento mejor.

Deslizaron entre los periodistas que también el hijo de Manuel Añorve Baños renunciaría a cualquier suplencia de regidor con la consabida amenaza de que no harían trabajo político por el que será el próximo candidato.

En suma, se trató de una rebelión contra los añorvistas a quien le quitaron piezas importantes para el municipio de Acapulco.

Otros liderazgos, considerados de buen historial y resultados en el priismo acapulqueño, también hicieron su anuncio público de hacerse a un lado de la contienda electoral luego de que no fueron tomados en cuenta ni por su partido, ni por el candidato Mario Moreno Arcos y mucho menos por Ricardo Taja Ramírez.

error: Content is protected !!