Patrulla de papel

Views: 50

Enrique Castillo González

Primeros apuntes acerca de la detención del General Salvador Cienfuegos

México. La detención el pasado mes de octubre del exsecretario de la Defensa sucedida en el aeropuerto de Los Ángeles, justo al bajar del avión, generó algo más que extrañamiento; la abrupta interrupción del viaje y el sometimiento a los protocolos policiales norteamericanos a los que fue subordinado el que fuera el militar más importante del Gobierno de la República Mexicana provocó agrios sentimientos de molestia sobre todo en las entrañas de la gran familia militar.

Igual de sorpresivo fue el desistimiento de los supuestos delitos de lavado de dinero y narcotráfico que el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusaba al General. Entendemos que las acusaciones venían de investigaciones realizadas por la agencia antinarcóticos estadounidense, hablo de la DEA.

Mas, permitan mis 9 lectores que para iniciar una serie de “patrullamientos” nos demos a la tarea de recoger notas de columnistas y opinadores hoy abocados a este escandaloso asunto, para esta primera entrega comentaremos lo escrito por Emilio Vizarretea y leído eso, y en conclusiones daremos vuelta a la mesa.

Dice Vizarretea: el hecho de que el Departamento de Justicia le solicitara a la jueza Carol Amon de la Corte del Distrito Este de Nueva York, retirar los cargos en contra del exsecretario de la Defensa Nacional de México, y que el expediente, según le dicen a la jueza, continúe su proceso en el país del hasta ese momento detenido, da mucha tela para cortar.

Dice también Emilio: para desestimar los cargos aducen “consideraciones de política exterior importantes y sensibles que superan el interés del Gobierno de los Estados Unidos en proseguir con el procesamiento del acusado”, aumenta la pila de especulaciones. Pero Emilio llega más lejos al decir:

Pero, que los Fiscales de los dos países interesados William P. Barr y Alejandro Gertz Manero dieran en conjunto una declaración realmente provocó enorme interés.

Y es que, el martes 17 de noviembre, las fiscalías de los dos países hicieron las veces de Poncio Pilatos, aunque tendría que ser hasta el miércoles 18 de noviembre que el aparato de justicia de ese país accediendo a las consideraciones del Fiscal General William P. Barr, desestimara los cargos en contra del militar mexicano.

Con el desistimiento aprobado por la corte entonces al General Cienfuegos fue puesto a disposición de la justicia de su país y, según lo han repetido los medios de comunicación, le tocaría a la Fiscalía Mexicana dar seguimiento a un proceso con la información que aquella Fiscalía le da a esta (la mexicana claro)

Vizarretea nos da su conclusión: tal parece que la gravedad del caso no era tal, no hay conocimiento ni razón precisa que lo fundamente; que si los resultados electorales en aquel país provocaron tal o cual efecto, o que, su quienes lo acusaban (DEA) al final no poseen pruebas suficientes (ni sólidas) para avanzar en un juicio. Y agrega:

Lo único real es que los hechos presentados en el aeropuerto de California y el desenlace de eso, fueron baldes de agua fría para el Ejercito Mexicano; y sí, el Presidente Andrés Manuel, Comandante Supremo, realmente estuvo incomodo pues midió la posibilidad de ver afectada su relación con el Instituto Armado.

Para cerrar las notas tomadas de una conversación con Emilio Vizarretea leamos los siguientes: sin duda la estructura militar de México fue afectada, incluso las relaciones diplomáticas entre ambos países están expuestas, y acá lo delicado son la salud de la cooperación institucional y ya en el último parágrafo Vizarretea concluye:

No se espera que ese desistimiento venga acompañado de una disculpa pública, ni que el desprestigio ni daño moral cicatrice ipso facto, aunque si, la DEA y el Gobierno de Donald Trump quedaron colocados en forma negativa, e incluso, hay quien pone en esa canasta a la Corte de Nueva York y al mismo Departamento de Justicia de los E.U.

¿Con qué nos quedamos de los parágrafos de Vizarretea? La detención, como se dio, el cómo se siguió el proceso, el desistimiento y el traslado a la CDMX fue una experiencia ondulante por no decir tortuosa para Cienfuegos Zepeda, seguramente desde ya se revisa la actuación de cuanto actor esté involucrado, se definirán los frentes que estén o que se tengan que abrir, se revisarán teatros de “justicia” “inteligencia” y “Seguridad Nacional”.

…en cuanto la conversación con Emilio (…Vizarretea) llegó a la mesa Paul von Hindenburg pidió la palabra.

Habrá que decir que el General Cienfuegos es un hombre honorable y soldado leal, hasta que se demuestre lo contrario, eso es un estado de derecho por el que hemos luchado toda la vida —Hindenburg se pone de pie, así lo hace cuando el tema le es interesante, y continua en su oratoria— destacaría que cualquiera que sea el resultado en una eventual investigación, la noble institución del ejército seguirá operando por el bien de México.

Paul comienza a caminar y dice— si se admitiera una especulación, diría que, ante la evidente falta de pruebas, así como del debido proceso, los fiscales y la DEA no podían sostener más su “caso” por ello acceden a desistirse, evitando hacer el ridículo. Mismo que ahora heredan a la Fiscalía mexicana para que lo hagan aquí… incluso —puntualiza Hindenburg— me aventuraré a hacer dar una opinión de tipo jurídico, LOS MISMOS MOTIVOS QUE INVALIDAN EL CASO EN USA, LOS INVALIDAN EN MÉXICO, puesto que, ante la presencia de una duda razonable, el General debe ser declarado inocente, repito —dice Hindenburg- ello debe suceder en un auténtico Estado de Derecho —y haciendo gestos y ademanes masónicos Hindenburg se retira por su flanco más inmediato.

La costumbre nos dicta que, habiendo hablado el orador de este Tanque de Ideas, los presentes le rendimos culto al reinado del silencio, aunque, sin duda el tema dará para más.

Último patrullaje.- Prurito del bueno es el que nos causa el leer que dicen del asunto plumas expertas en el tema como Gerardo Rodríguez, Mario Melgar Adalid, Juan Ibarrola, Javier Oliva, Alejandro Hope y Raymundo Riva palacio, aunque seguramente habrá decenas más que, desde la reacción degustarán la carroña; lo cierto, y como bien lo apunta Mixtli, acá lo sustantivo estará en revisar los andamiajes que mantienen y sostienen a la gloriosa institución armada, eso, más allá de individuos o grupúsculos.

Balazo al aire.- Cuando la fuerza de una Institución derrota pandillas policiales.

Greguería.- Más que sabido; ahora, los informantes de la DEA en Guerrero, buscarán el estatus de “testigos protegidos” son traidores no p/&%ejos.

Oxímoron.- El brillo de la sombra.

Haiku.- la curva que de ti me importa,

             son tus labios

            sobre tu boca…

error: Content is protected !!