“Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Baltazar Gracián y Morales

Views: 36

Esteban Valdeolívar Sánchez

Esteban Valdeolívar Sánchez

A siete meses del surgimiento en el mercado de animales vivos en Wuhan, provincia de Hubei, República Popular China y la dispersión mundial del letal Covid19, el tratamiento sanitario, económico y social dado a la pandemia ha tenido distintos tratos con marcadas diferencias en la forma y fondo de atacar la problemática.

En algunas naciones -las menos- con relativo éxito y otras, perdidas, rebasadas y sometidas en el túnel de la oscuridad, de consecuencias fuera del alcance de la realidad, con pronósticos negativos.

Mi percepción -puedo estar equivocado- es que en México la problemática planteada desde la autoridad responsable en el tratamiento de las pandemias de salud, económica y social que estamos viviendo, pasó mediáticamente a un segundo plano, para centrarse en el recuento diario de personas contagiadas y fallecidas con relación al promedio de ocupación en camas disponibles de atención a enfermos de Covid19 en hospitales.

Esa ha sido la estrategia para no saturar y colapsar las unidades médicas y el contagio en manada al que seguimos expuestos ante la falta de la vacuna inmunológica contra el coronavirus.

Por varias semanas, a partir de la extradición de Emilio Lozoya a México, el presidente de la República ha centrado su narrativa en filtrar comentarios en sus conferencias matutinas del llamado Caso Odebrecht, asumiendo la vocería que es competencia de la Fiscalía General de la República; por otra parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, orientó su información en la adquisición de la vacuna contra el Covid19, con los  recursos presupuestados asignados, al estar al frente de las negociaciones en la compra de fármacos e insumos hospitalarios con varios países que están vendiendo productos a México.

Igualmente, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, se ha enfrascado en temas políticos con gobernadores que difieren en los reportes estadísticos y observancia de la semaforización centralizada para la toma de decisiones en el sector salud, con marcadas diferencias, incluida la gobernadora de la Ciudad de México y gobernadores de Morena; y por si fuera poco, la llamada de atención en público al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, por haber afirmado que el uso del cubrebocas ayudaría a relanzar la economía nacional.

Es indudable que los temas prioritarios como la salud, el crecimiento económico, la inversión pública y privada, la seguridad, y la creación de empleos, entre otros asuntos de interés nacional, no están en la agenda diaria de noticias esenciales para todos los mexicanos.

En su reciente visita a Oaxaca, el presidente López Obrador reiteró que, en el caso de la pandemia, México ya tocó fondo y la estrategia de su gobierno ha ayudado a atemperar el impacto económico, sin embargo, otros datos oficiales nos indican una realidad distinta, con un nuevo récord de 8 mil 500 personas contagiadas en un día, 43 mil 374 muertes y 15.7 millones de desempleados, según el INEGI, consecuencia de la crisis provocada por el Covid19, en una clara comunicación invertida de quién emite la información oficial al público receptor de la misma.

Es importante señalar que nadie en su sano juicio está en contra de la transparencia y el combate a la corrupción -quien la deba, que la pague- simplemente, hay que darles la importancia necesaria a los temas prioritarios de nuestro país y el bienestar de los mexicanos, porque los resultados y el actuar de un gobierno lo son.

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

error: Content is protected !!