Rezaga México reglamentar teletrabajo o home office

Views: 15

Pese a que ya existe la reforma al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo que contempla el teletrabajo —llamado home office—, México no ha reglamentado esa actividad que abarca beneficios económicos para patrones y empleados, pero que tramposamente los primeros abusan de los segundos.

En dos artículos publicados por los diarios Reforma y El Financiero, el tema es abordado por abogados laborales como Blanya Correal, experta Latinoamericana en Estrategia y Relaciones Laborales del despacho De la Vega y Martínez Rojas, quien señala que Chile, Argentina y Colombia destacan porque se han desarrollado leyes sobre el teletrabajo.

“En Colombia se habla de tres tipos de teletrabajo virtual. Tienes un trabajador que está 100 por ciento en su casa y eso tiene unas implicaciones alrededor de los derechos de ese trabajador. Otro es el que desarrolla su actividad desde cualquier sitio, como un trabajador de ventas, que no tiene una oficina o centro de teletrabajo y puede estarse moviendo durante todo el tiempo. Y otra modalidad es la mixta”, describió.

En Chile, explica, está reglamentada la duración de la jornada e incluso existe el derecho a la desconexión lo que implica un horario en el cual la empresa no debería contactar al trabajador. No se pueden generar reuniones en ese horario, ni correos electrónicos.

En Argentina, las empresas tienen la obligación de generar un espacio adecuado para el trabajo en el domicilio del trabajador.

En la región se adoptó el tema de la reversabilidad, el cual significa que tanto la empresa como el trabajador tienen el derecho de pedir que se cambie el esquema de home office cuando alguno de los dos se dé cuenta que esta modalidad no funciona.

Añadió que tener clara la modalidad de teletrabajo ayuda a establecer las reglas, también a tener un control y manejo de riesgos de la salud del trabajador.

Pero ¿qué pasa si un trabajador se accidenta estando en su casa en el horario de trabajo? ¿Es o no un accidente de trabajo?

Aparecen elementos de riesgo como un trabajador sedentario que está sentado 8 o 10 horas, al frente de una pantalla, es una persona que se tendrá que generar programa para que desde su casa pueda desarrollar enfermedades ligadas al sedentarismo.

La abogada comentó que es responsabilidad de las empresas prever estos puntos. Y es que sólo 15 por ciento de las empresas en América Latina estaban preparadas con un protocolo claro de home office, antes de la pandemia de Covid-19.

Para el abogado laboral Óscar de la Vega, en México existe la figura de trabajo a domicilio que está regulado de manera incipiente porque estaba pensado más en un oficio como el de una costurera a la que se le llevan prendas para que las arreglen, pero nada que ver con el uso de una computadora.

Dijo que en la práctica, se debe trabajar con base en adendums en los contratos individuales de trabajo, o a través de reglamentos interiores de trabajo para reglamentar la forma en la cual se va a medir la jornada de trabajo.

Además de reglamentar la forma en la cual se entregará el salario y las herramientas de trabajo, como el internet, el equipo de cómputo, entre otros.

El Financiero, en una nota publicada en 2019, informó que en junio de ese año el Senado de la República aprobó modificar el artículo 311 de la LFT e incorporar un nuevo capítulo para definir el teletrabajo —también llamado home office—, así como las obligaciones y derechos de colaboradores y empleadores.

Con ello se precisa que el teletrabajo o trabajo a domicilio es el que se realiza para un patrón. Y aunque pudiera ser obvio, muchas veces se confunde con trabajo independiente o freelance, lo cual es incorrecto.

La reforma incluye un nuevo capítulo a la ley del trabajo, el XII Bis.

El breve apartado, de cinco artículos, establece que el contrato laboral debe prever las condiciones de servicio, medios tecnológicos y de ambiente para ejecutar esta forma de empleo.

Los patrones deben proporcionar a los teletrabajadores igualdad de trato, remuneración, capacitación, formación, seguridad social, acceso a las mejores oportunidades laborales. Igual que lo haría con alguien que trabaja en la oficina.

La intención de la reforma es regular y promover el teletrabajo, como un instrumento de generación de empleo y autoempleo mediante la utilización de tecnologías de la información y las telecomunicaciones, contribuyendo a que las sociedades puedan ser más incluyentes, participativas y con mejor calidad de vida, donde es posible conciliar la vida personal y el trabajo de la persona trabajadora.

A partir de la entrada en vigor de esta reforma a la LFT, el Ejecutivo federal tiene un año para crear una Norma Oficial Mexicana que reglamente la figura y conformar una red nacional de fomento del teletrabajo.

Dicha red dará asesoría y promoverá el teletrabajo en el ámbito privado y público, para que se incorporen en esta modalidad a personas con discapacidad, mujeres, adultos mayores y jóvenes.

Esta manera de trabajar, afirman los senadores, implica ahorros para trabajadores y patrones. Para los primeros, incluso de tiempo, pues no se trasladan a las oficinas, que muchas veces se ubican a largas distancias de sus hogares. Los beneficios también son para el medio ambiente, pues se evita el traslado diario en autos particulares.

error: Content is protected !!