Patrulla de papel

Views: 80

Enrique Castillo González

Así como en los “flancos” están los Art. 89 y 21, en la retaguardia viene la Seguridad Interior

Enrique Castillo González

Al llegar a esta parte del cuaderno de Seguridad Nacional tenemos claro algo: identificar y descubrir el juego perverso en el que politicastres metieron a las políticas públicas de Estado en materia de SEGURIDAD, hace que la mentira pierda varias capas de pintura; recordemos esto, el artículo 89 de la Carta Magna dice: son facultades y obligaciones del Presidente preservar la Seguridad Nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de las Fuerza Armada permanente para la seguridad interior y defensa exterior de la federación. Más, hablemos también del otro artículo citado en anterior patrullamiento.

El artículo 21 de esa Constitución (Federal) dispone: la Seguridad Pública es función a cargo de la Federación, el Distrito Federal (sic) los Estados y los municipios; básicamente ese habla de la prevención de delitos; aunque la persecución e investigación busca la efectividad de esas tareas. Y claro, en ese artículo 21 todos los temas de los Bandos de Policía y Buen Gobierno también son observados.

Legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los Derechos Humanos están mencionados por este artículo 21 constitucional.

Como lo entiendo, en ambos artículos están involucrados asuntos de Seguridad Interior y de defensa exterior; según lo apunta Cristian Castañón en el libro hoy pasado por la exégesis. Ni el texto constitucional ni tampoco en la vigente ley de Seguridad Nacional distingue el concepto de seguridad interior de la seguridad pública; como sea, definitivo es que, en este ejercicio de alcance (hablo del artículo ahora en lectura), habré de proponer que la seguridad interior, la defensa nacional y la Seguridad Interior deben ya conceptualizarse en la Constitución como una suerte de tríada inseparable en su filosofía.

Ahí, a la sazón quedarían conceptualizados los elementos doctrinarios que modernizarían los límites y alcances de la seguridad nacional en México. Buscaré que la propuesta que estamos por presentar en este patrullamiento sea precisa pues, hasta hoy en el Think Tank solo hemos alcanzado a ventear lo que hay en el bosque de la Constitución sobre el tema que nos ocupa, y el olor es de, antagonismo interno en los tópicos de SEGURIDAD.

Expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

La propuesta que hizo el gobierno federal (2014-2018) ya habla sobre la otra seguridad (recordemos que en patrullamientos anteriores solo dimos detalles de la NACIONAL y la PÚBLICA); Peña Nieto dijo la SEGURIDAD INTERIOR es la condición (del ESTADO) para salvaguardar la SEGURIDAD de sus ciudadanos y el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática.

Nota importante. En mis investigaciones del tema encuentro que los autores coinciden en que la Seguridad Nacional es una CONDICIÓN, lo que me lleva a asegurar que la pregunta primigenia para responder cuando se intente analizar la Seguridad Nacional es ¿existe o no existe tal condición? y cierro; entonces si la intención es medir los niveles de SEGURIDAD, valiéndonos de los mandatos de los artículos 89 y 21 y entendidos que la SEGURIDAD NACIONAL es una condición, juzgamos preciso e indispensable que tal condición pueda ser medible, evaluada e indiciada, estableciendo así parámetros para identificar niveles de afectación a aquellas seguridades (“”) ya multicitadas.

Vuelta a la mesa. Desde su sillón, Osmar Galo Wilson —cual valiente pirata— valiéndose de una soga se lanza sobre el tema con la daga de la síntesis entre los dientes, y entonces dice recordemos que antes hablé de que, la SEGURIDAD que intenta emerger desde el ESTADO es como muchos parientes con el mismo nombre, pero con diferentes apellidos; Wilson ya con nuestra atención continúa recordemos los párrafos de arriba. Todo se llama SEGURIDAD; quedamos que hay Seguridad Nacional, Seguridad Interior, Seguridad Pública, Seguridad Humana, Seguridad Alimentaria etc. Pero en algunos casos son acciones físicas y en otros son conceptos. Osmar ve que su idea ha quedado clara y entonces continua:

Definir a la Seguridad Nacional (conceptual) como una CONDICIÓN, ha alcanzado el acuerdo de varias antigüedades (entiéndase como grupos de condiscípulos hermanados por las armas) del Colegio de Defensa; aquí habrá que decir (esto es nota mía), el CDD es la Meca de la academia de la Seguridad y Defensa Nacional de México y no sobra decir que varios Institutos Militares de centro y Sudamérica han copiado y viceversa notas académicas; Galo, el sentir que era escuchado con algo más que interés continuó:

Yo lo veo así, la seguridad nacional tiene que ver con las amenazas desde el exterior del país, ello cuando agreden la paz y continuidad del Estado (México en nuestro caso); en el caso de la Seguridad Interior (conceptual) ahí se atienden las amenazas que surgen desde las tripas del territorio nacional y cuando los objetivos de los antagónicos sean dañar al y el Estado Mexicano. Wilson busca ser quirúrgico en la siguiente idea. Ninguna de los dos (habla de los dos temas de seguridad) tendría que ver con la población en sí, sino con entes específicos que intentan atacar la existencia del Estado Mexicano; Galo Wilson cierra su intervención diciendo lo siguiente a los miembros del Tanque de Ideas.

Lo que os acabo de referir y comentar no está en textos ni notas visuales, tanto que en varias ocasiones yo diferí con los académicos durante mis estudios de posgrado; para mí –enfatiza Wilson— la Seguridad Pública (acciones físicas) se relaciona con el orden que la población y sus formas de organización se conducen en la cotidianidad así como el respeto a leyes, normas y reglas de conducta sobre todo cuando esas son de observación general, metódica y buscando que la convivencia sea en escenarios de orden y paz, es decir —afora Wilson— todo dentro de la legalidad.

Galo Wilson llevó la parte de su diálogo hasta espacios de crítica. ¡Falta sensibilidad de la ciudadanía en temas de orden y civilidad! —aunque, cuando tocó el temas de la policía aumentó en la atmosfera la atención de los ahí reunidos— actualmente la policía ya no tiene el respeto de la gente, eso hace al estatus de orden más que mediocre, lo peor es que las autoridades se conforman con que la población les dé “respeto mediocre”. Ya con voz más que alta, Galo dice: la seguridad nacional y la seguridad interior existen en la medida en que los líderes del país y sus correspondientes gobiernos vigilen que las amenazas se mantengan bajo control; Galo toma su plaza y desde esa concluye.

Cabe recordar que en nuestro país la política exterior establece que “se puede estar en estado de guerra de derecho, para que sea de hecho el enemigo tiene que poner un pie en territorio nacional”. Lo que puntualiza Wilson es una muestra del por qué es que en varios círculos de análisis de temas militares se confunde los quehaceres de la Seguridad Nacional y Seguridad Interior.

Exsecretario de la Defensa Nacional, general Enrique Cervantes Aguirre.

 Y como si se tratara de lucha de relevos Galo Wilson toca la mano del otro sargento de la mesa y entonces Limón, da sus conclusiones:

La Seguridad Nacional es un bien intangible, y su escenario es el ESTADO, ese (bien) incluso está ahí desde el nacimiento del propio ESTADO —ya que el sargento Limón logró crear en nuestros rostros el gesto de ah, chingá, siguió hablando.

En México la conceptualización descrita en su propia ley de Seguridad Nacional (2005) resulta limitante e incluso rebasada por los tiempos actuales. Esta ley sirve para determinar de manera directa la integridad, estabilidad y permanencia de ese Estado, ello en sus bienes fundamentales orientados en los ámbitos internos y externos. Más —enfatiza Limón— en la práctica esa ley está colmada; son varios los supuestos (“”) que esa ley no contempla que llegan a minimizar los alcances de esa¸Limón se pone de pie frente a su sillón y cargando el puño sobre la mesa concluye enfático: ¡queda un reto para la actual administración… debe volcar sus fuerzas vivas para entonces articular junto con esas una ley moderna, acorde a la realidad que vive nuestro país. Limón, con amable lenguaje corporal envía la atención total a la persona de Paul von Hindenburg.

El mariscal prusiano elevando su voz dice: De cabo a rabo, Peña Nieto se equivocó; el entonces presidente tuvo ese yerro desde la conceptualización que él hizo (endeble per sé) de la Seguridad Interior —desde su asiento Hindenburg se expresa verbal y kinéticamente; aunque lo expondré —dice Paul— siento que los errores se explican por sí solos. La SEGURIDAD es una condición aspiracional a nivel universal, es parte intrínseca de la condición humana para desarrollar cualquier otra actividad.

Paul entra a la parte dura de su alocución; hoy en México las crisis deben su agudización a la probada incapacidad del Estado para garantizar la seguridad a sus ciudadanos mismos que no ven certeza en sus derechos; pero veamos —dice Hindenburg.

La Seguridad Nacional es la condición a la que aspira el ESTADO; de no darse tal condición, o que esa fuera mínima e incluso con presencia de antagonismos, tal situación se alcanzará solo si cuenta con la capacidad para garantizar su defensa.

Paul nos mira a todos como pasando un plumón amarillo en la mente de quienes lo escuchamos: la Seguridad Interior, la Seguridad Pública y un nivel de desarrollo suficiente, se mide tomando en cuenta a través de la desagregación de sus componentes en indicadores, tales como, número de homicidios por cada 100 mil habitantes, eficacia de las instituciones nacionales, incluidas ahí las autónomas, medición del poder nacional, y producto interno bruto (PIB) solo por citar algunos —que por cierto, apuntamos los del think tank— ninguno de esos semáforos se está midiendo. Ahora voy al punto, dice Paul.

La Seguridad Interior tutela el Estado de Derecho, garantiza a la autoridad y la faculta, así como permite la permanencia y funcionamiento de las instituciones establecidas en todos los contratos sociales que existen desde aquel que Rousseau escribió de puño y letra. Aunque, en la práctica este supuesto no se da como sería lo óptimo, y eso es evidente-. Luego de eso Hindenburg da una excelente explicación de su propia filosofía de SEGURIDAD.

La Seguridad Pública tutela a los derechos de los ciudadanos; es claro que se requiere subir de nivel a esa, más, en México no existen hoy políticas públicas que respalden ese anhelado avance, (menos existen planeación y estrategias) agregamos que la coyuntura absorbe todo esfuerzo y con ello, diluye todo esfuerzo (¿?) —por primera vez en el tiempo que llevamos cruzando datos con Paul von Hindenburg los del ​Tanque de Ideas lo vemos sonreír— Paul continua:

¿Qué es lo que el Estado Mexicano requiere? —y él solo se responde—inteligencia, planeo estratégico, recursos modernos y valores axiológicos, pero, lo más importante que tiene que hacer esta nación es, ¡alcanzar la unidad nacional! –como es sabido por quienes rodeamos la mesa, la posición presentada por este hijo del ejército no deja espacio para no comprenderlo. El orador dice es cuanto y sin duda, los del Think Tank no comenzamos a retirar contentos y satisfechos.

A tiro de piedra veremos que el minimalismo axiológico de Osmar Galo W. permeará en los hacedores de filosofía castrense, la práctica académica de proyección andragógica de Fibronio Limón pintará los muros de aulas y talleres de doctrinas, pero, sobre todo, las piezas de oratoria de Paul von Hindenburg no merecerán ajustes ni horquillamiento.

Y como en este tanque de ideas somos adversarios del determinismo van ahora tres escenarios: 1.- el aparato político que hoy dirige el país no (negativo) recogerá ideas que modernicen el Estado de Seguridad de este país de mexicanos e a otra cosa; por lo que la transformación se trunca; 2.- oleadas de opinión pública llevarán el tema a discusión creando metamorfosis en los universos políticos y sociales que alcanzarán cambios sustantivos en la seguridad nacional; y 3.- desde el Centro Nacional de Inteligencia (donde despacha el principal asesor del Presidente de la República) se diseñaran planes que, por fases, guiarán al Comandante Supremo hacia decisiones alimentadas de inteligencia.

En prospectiva se ve a un Sistema Político nutrido de mayor igualdad, buenos logros gracias al follow up de la corrupción y avanzando en su proyecto de transformación. La reacción prácticamente desaparecida ah, y tanto el gobierno de EE.UU. como los intereses de ese mercado, más involucrados en el tema MÉXICO.

Último patrullaje.- En Guerrero el asunto ese de va Félix Salgado por la candidatura al Gobierno del Estado pone a caminar a los aparatos electorales, ahí va también la atención de administradores de riesgos y gurúes políticos.

Balazo al aire.- Este es el tema toral.

Gregoria.– No existe, para una cuarentena de 80 días, mascota más aburrida que una gata, no te mueve la cola para hacer saber su estado de ánimo, ¡no va por ninguna vara o palo si se lo lanzas! No avisa de intrusos o merodeadores… aunque, creo que ella opina lo mismo de mí.

Oxímoron.- paz perturbadora.

Haiku.- mi casa ya es enorme

             pues …

            me he vuelto cucaracha, como Samza.

error: Content is protected !!