Patrulla de papel

Views: 123

Enrique Castillo González

Variaciones del tema “fundamentos para nuevos modelos de Seguridad Nacional en México” (sobre el libro de Cristian Castaño Contreras)

Enrique Castillo González

Algo tenemos claro: en todos los órdenes México es una potencia geopolítica. Se necesitó un periodo de 100 años para que este país lograra que sus Fuerzas Armadas calificaran como instituciones fundamentales de la República; en ese espacio de tiempo las fuerzas armadas alcanzaron el logro de ser aparato justo para el mantenimiento de la independencia de esta nación, así como de su soberanía, su existencia y permanencia; pero sobre todo estas Fuerzas Armadas ya son la herramienta más útil para ayuntar la integridad de la nación.

Así, la misma República Mexicana habrá de entender los requerimientos y la necesidad que esta fuerza del estado tiene para ser modernizada pues la idea es fortalecer su carácter de pilar en la preservación de la seguridad; y siguiendo la filosofía del ser República esta fuerza armada está subordinada al poder civil, para desde ahí, destinar su diario esfuerzo a la Seguridad Nacional.

No tenemos duda, para que la Nación (México) se involucre de lleno en los efectos mundializadores y los nuevos fenómenos estatales y no estatales y para que este país se presente como una fuerza geopolítica emergente (en todos sus órdenes) debe tenerse claro que durante esos 100 años el poder militar ha demostrado sólida lealtad a las instituciones del estado mexicano.

Ahora; indudablemente, hay lagunas jurídicas y temas de presupuesto, además de yerros, en la programación de los esfuerzos de las fuerzas armadas; por ello, ahora en los tiempos de esta transformación política se precisa responder esta pregunta: la nación mexicana, ¿qué es lo que realmente quiere hacer con sus Fuerzas Armadas? Para cerrar el párrafo y nutrir la prospectiva nos preguntamos allende el horizonte estratégico ¿que veremos?

Una más; las rutas y acciones de la violencia criminal en México obligaron a los mandos supremos a emplear a las Fuerzas Armadas profesionales en labores propias (y originales) de instituciones de seguridad pública, por cierto, esas instituciones (“”) están agrupadas constitucionalmente bajo el paraguas del poder civil; sin embargo, por la dimensión del problema hoy ese tema (seguridad pública) ya es materia de seguridad nacional, luego entonces, las Fuerzas Armadas entran como primer actor a ese teatro.

Por todo ello, acá, los del Think Tank decidimos hablar de Seguridad Nacional y encerrados ya en ese Tanque de Ideas preguntarnos (y respondernos) ¿qué pasa con el modelo tradicional de SEGURIDAD de este país? ¿Quién y cómo está cubriendo los flancos, por un extremo de la Seguridad Interior y del otro la defensa exterior de la nación?

Por cierto; ahora que flotamos sobre este tema, no nos ha sido difícil distinguir la perversidad de grupos de poder que buscan anteponer sus intereses a los del espíritu institucional de la República; nos nacen por ello sendas preguntas ¿hoy, los sistemas de Seguridad Nacional trabajan para preservar las instituciones? O, ¿ciertos activos del régimen luchan con garras y dientes para defender la permanencia de sus entes políticos?

Todo lo anterior nos llevó a quienes rodeamos la mesa a entender que, en México, para el desarrollo ipso facto de los estudios, planes, proyectos e idealmente protocolos de Seguridad Nacional ha de conferirse un carácter multidimensional al encargo de la misma Seguridad Nacional pues solo así la sociedad tendrá un desarrollo integral.

Tal vez usted, lector amigo, al leer los párrafos anteriores dedujo que existe la necesidad de trazar una sólida política de seguridad interior (un rango más allá de pública) y en ese mismo ejercicio pudo usted concluir que se tendrá que crear una nueva política pública de estado para la defensa nacional. tengamos entonces presente que en materia de seguridad interior la doctrina es casi nula, por lo mismo el marco legal y programático no está siquiera ni en situación de imaginaria (¿me explico?).

Último giro al tornillo; En esta y futuras notas revisaremos las variaciones para buscar nuevos modelos de relación entre la Seguridad Nacional y las Fuerzas Armadas en México; garrapatearemos nuestra opinión acerca de la necesidad de explicar el porqué de ciertas debilidades y fortalezas, escribiremos de la presencia de áreas de oportunidad sabidos de que en países próximos existen y se estudian tópicos comparativos en ámbitos de doctrina, programación, e incluso jurídicos, así como de investigación y desarrollo.

Para concluir este primer apunte daremos la vuelta a la mesa buscando las conclusiones de los miembros de este Think Tank: desde el sur de nuestro tanque de ideas toma la palabra el recio vigilante de ese lado y dice: recordemos que la Seguridad Nacional tiene dos columnas, una es la del DESARROLLO y esa incluye educación, tecnología, sistema económico fortalecido, políticas públicas coherentes acordes a las necesidades sociales, y, en la otra columna esta la DEFENSA, que protege los intereses y objetivos nacionales.

Pero estos intereses y objetivos nacionales, por la naturaleza del estado nación, tienen antagonismos que, en ciertas circunstancias obstaculizarán el DESARROLLO, por lo tanto, interviene la DEFENSA (que no significa el uso de la fuerza armada) y ahí entrarían las políticas públicas en cada nivel para enfrentar entonces los antagonismos… y van algunos ejemplos:

Viendo la recesión y la contracción de las economías a nivel mundial, así como la caída del precio del petróleo, el gobierno federal tiene que inyectar recursos para mantener los programas de apoyo social, y apuntalar entonces al aparato productivo privado y estatal. Si no se realiza esa inyección el riesgo de saqueos a las tiendas, robos, secuestros, manifestaciones y todo eso junto o por partes se convertirá en obstáculos para el DESARROLLO.

El cierre de fronteras-puertos y las limitaciones al tránsito influyen negativamente el intercambio comercial extranjero y local, y la educación se retrasa incrementando más el vacío educativo.

Continua en uso de la voz el vigilante del lado sur: Si en el primer ejemplo vimos que el gobierno federal determina que las fuerzas del orden público (federales y estatales) han sido rebasadas, y que las políticas públicas tuvieron el efecto negativo, entonces ahí intervienen las fuerzas armadas para mantener el estado de derecho y las instituciones, por lo tanto, se defiende los objetivos e intereses nacionales, un ejemplo lo vemos en el apoyo de recursos médicos para atender las necesidades del gobierno federal de contrarrestar los efectos del virus (entra en los rubros de una de las misiones generales del ejército a la fuerza aérea, apoyar las necesidades sociales).

Luego entonces, la participación de las fuerzas armadas en cualquier país convierte en una RAZÓN DE ESTADO, por ser esas la última línea de defensa de los intereses y objetivos nacionales consagrados en sus carta magna, independientemente del tipo de gobierno federal que se tenga, así, se entra a la esfera de la Seguridad Nacional que protege al estado nación de los antagonismos internos y externos para subsistir como país —fin de la intervención de quien, desde la parte sur del cuarto, hablaba—.

Y cuando el vigilante de ese lado de la mesa terminó de hablar ya como un procedimiento sistemático todos volteamos a ver al principal orador de este Think Tank.

A la sazón el orador, siempre duro(n), concluye estas primeras variaciones al tema expuesto originalmente por Cristian Castaño C. diciendo esto: los conceptos vertidos en todos y cada una de las ideas sustantivas anteriores evidencian una gran debilidad: el Estado Mexicano descuidó la Seguridad Pública y los gobernadores de plano abdicaron para que sea la Federación quien se responsabilice. Así dicha debilidad deviene en una gran flaqueza, no existen condiciones para la seguridad interior —el orador panea con la mirada y continúa – de ello deriva la entelequia que hoy funciona como administración pública.

La fortaleza, en todo caso, son las fuerzas armadas que han tomado la estafeta en ambos ámbitos, seguridad pública e interior.

Pero el círculo no es virtuoso, toda vez que la consecuencia resulta ser el total descuido de la misión ontológica de aquellos, es decir, de quien garantiza hoy nuestra soberanía, vigila nuestra Independencia y cuida de nuestra integridad territorial. Concluyo —dice el orador y para eso se pone de pie— no se ve equilibrio entre debilidades y fortalezas, ello se constituye en un riesgo a la Seguridad Nacional, como condición aspiracional del Estado… es cuanto.

Así entonces, en el corto plazo haremos otras entregas de estas variaciones, el documento escrito por Cristian Castaño Contreras merece decenas de notas y comentarios de los miembros del Think Tank.

Último patrullaje.- Acá es claro que los sistemas estatales de Seguridad Pública han colapsado, eso no quiere decir que los Policías Preventivos de las Entidades Federativas no se entreguen a su honorable oficio de ser policías, lo mismo se aplica en los Ayuntamientos, las 2020 corporaciones municipales trabajan siguiendo el melatismo como norma.

Balazo al aire.- Nace la nueva temporada de “patrulla de papel”-

Greguería.- Para escribir bien hay que saber borrar.

Oxímoron.- el todo del nada.

Haiku.- yo solo seré ribera

              para tí,

              dulce río…

error: Content is protected !!