Arrecia pugna con “Ardillos” en Guerrero

Views: 36

Chilpancingo, Gro.- A más de un año de que se recrudeció la confrontación entre la policía comunitaria de la CRAC-PF y el grupo armado de “Los Ardillos”, la violencia en comunidades de los Municipios guerrerenses de Chilapa y Hueycantenango ha dejado un saldo de 38 muertos y 14 desaparecidos.

En la zona de 16 comunidades indígenas bajo control de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF) han sido asesinadas 26 personas y 14 están desaparecidas.

Bernardino Sánchez Luna, coordinador de la CRAC-PF, recordó que el 19 de diciembre de 2018 fueron secuestrados 12 integrantes de una familia de la comunidad de Paraíso Tepila a manos de “Los Ardillos”, cuando las víctimas escapaban tras recibir una serie de amenazas.

El 11 de enero de 2019, varios dirigentes de la organización viajaron a Tlapa para entregar un escrito al Presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le pidieron su intervención para que ordenara la búsqueda de los desaparecidos.

Pese a que existe una denuncia ante la Fiscalía estatal y que dirigentes de la CRAC-PF se reunieron con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, las víctimas siguen sin aparecer.

La confrontación más cruenta del año pasado entre estos dos grupos fue reportada el 27 de enero en el crucero de Zoyapezco, donde 12 miembros de “Los Ardillos” murieron a balazos.

Según versiones de los dirigentes de las autodefensas, el choque ocurrió luego de que integrantes de “Los Ardillos” querían ingresar a la comunidad de Zoyapezco. Desde esa fecha se avivó la pugna entre ambas organizaciones.

El 24 de mayo de 2019, los dirigentes de la CRAC-PF en la comunidad de Xicotlán, Bertoldo Morales Hilario e Isaías Xuatengo Ahuejote, fueron hallados muertos a balazos luego de que fueron secuestrados por hombres armados del grupo rival.

El 11 de julio, en la Colonia Corral de Piedra, cerca del camino que conduce a la comunidad de Atzacualoya, del Municipio de Chilapa, fueron encontrados los cadáveres de dos mujeres indígenas nahuas que habían sido plagiadas.

Sánchez Luna advirtió que desde hace cuatro años “Los Ardillos” han querido ingresar al territorio de las 16 comunidades, pero la gente organizó a su policía comunitaria para frenarlos.

Acusó que la organización criminal controla la mayoría de las comunidades del Municipio de Hueycantenango, donde extorsiona a los comerciantes y distribuye droga entre los jóvenes.

Según informes de la Fiscalía de Guerrero, la violencia en la región es por una pugna entre comunitarios de la CRAC-PF y un grupo de civiles armados que se denomina autodefensas por “La Paz y la Justicia”.

El grupo por “La Paz y la Justicia”, brazo armado de “Los Ardillos”, ingresó en mayo de 2015 a las calles de Chilapa para enfrentar a “Los Rojos”.

La CRAC-PF y la organización de Familiares de Personas Desaparecidas y Asesinadas de Chilapa “Siempre Vivos” denunciaron a este grupo armado por al menos 16 desapariciones y una veintena de asesinatos durante esa incursión armada que duró siete días.

Tras la detención en agosto de 2019 de Zenén Nava, líder de “Los Rojos”, Chilapa quedó bajo control de “Los Ardillos”, que también tienen influencia en los Municipios de Tixtla, Zitlala y José Joaquín de Herrera.

error: Content is protected !!