Renueva Astudillo nombre de hotel emblemático de Acapulco

Views: 24

Tras ratificar su absoluto compromiso de seguir trabajando por Acapulco, el gobernador Héctor Astudillo Flores, ante inversionistas que con recursos por el orden de los 25 millones de dólares renovaron el concepto del Hotel Dreams Acapulco Resort y Spa, expresó que continuará trabajando en el tema de la seguridad, porque está convencido que la ruta actual es la correcta.

El Ejecutivo guerrerense resaltó que esta inversión replantea un concepto hotelero que permitirá darle un nuevo rostro al turismo, al mismo tiempo que indicó que a esta inyección de recursos, se suma el trabajo que se ha realizado en materia de infraestructura, como la urbanización en la zona Diamante de Acapulco, la ampliación de la Escénica o la nueva terminal del aeropuerto, por mencionar algunas.

Astudillo Flores agradeció a los inversionistas Alejandro Zozaya, de quien destacó su optimismo, sensatez, objetividad y también a Rodolfo López Negrete por sus palabras.

“Saludo al señor Albert Sácalo a Isaac Sácalo, decirles que somos mucho más hombres, mujeres, de Acapulco, de Guerrero, pero también de México y muchas personas que están fuera del país, que creen que este lugar debe de salir y seguir adelante. Y entre todos, estoy convencido las cosas tienen que ser mejores, trabajemos todos los días para esto”.

Al evento, al que se dieron cita representantes del sector turismo, el gobernador señaló que para que Acapulco siga teniendo este relanzamiento que le hemos dado en los últimos años, hay que cerrar filas en torno a Acapulco y a la actividad turística.

El gobernador Astudillo Flores anunció que, en esta ruta de trabajo, en marzo Acapulco será la sede de la Convención Nacional Bancaria y a finales de febrero se pondrá la primera piedra del estadio de tenis.

En su intervención, el secretario de Turismo federal, Miguel Torruco Marqués, manifestó que los buenos tiempos llegaron ya a Acapulco para quedarse, por lo que reconoció que este puerto es la capital del turismo en México y a la hotelería como la columna vertebral de esta importante actividad, generando derrama económica y promoviendo empleos.

Al referirse a la inversión en este hotel, Torruco Marqués puntualizó que está convencido que el día de hoy “los vientos ya soplan a favor, con esta inversión, con esta modificación de cambio de sistema hotelero, con expertos en la materia, con estas grandes compañías, con gente tan talentosa, van a dar inicio la motivación para que sigan fluyendo las inversiones, se genere el empleo, venga la prosperidad y sobre todo, que Acapulco siga siendo el Acapulco de nuestros abuelos, de nuestros padres, de nosotros y de las próximas generaciones”.

Por su parte, el executive chairman de Apple Lesure Group, Alejandro Zozaya, dijo que hoy empieza la labor de su empresa, que es la de traer para Acapulco mejores noticias. Coincidió en que se requiere seguir trabajando a favor de este puerto y así lograr que se reposicione entre la preferencia del turismo, no sólo nacional, sino internacional.

La entrada de AmResorts y Apple Leasure Group a este destino, debe traer una mezcla de mercado diferente, con el objetivo de traer más y mejores turistas, a la vez que reconoció, Alejandro Zozaya, los esfuerzos que se han realizado en los últimos años para lograr temporadas vacacionales exitosas e invitó a todos a colaborar para que haya una mejora de fondo.

Historia de un edificio emblemático de Acapulco

El edificio que hoy alberga al hotel Dreams Acapulco Resort desde principios de los años setenta fue sede del hotel Hyatt Regency International. En 1969 la compañía se convirtió en internacional con la apertura del Hyatt Regency Hong Kong. Posteriormente se construyeron hoteles en Manila, Acapulco y Singapur, entre otros, todos ellos encuadrados dentro de la cadena Hyatt International Hotels, división que manejaba los establecimientos ubicados fuera de los Estados Unidos.

El Hyatt Regency International Acapulco fue un ejemplo arquitectónico en Acapulco. Con sus 640 habitaciones y suites con vistas, desde sus balcones privados, de la bahía de Acapulco o al histórico cerro que luego fue denominado el parque El Veladero, dejaba sin aliento a los huéspedes que llegaron a ese lugar del viejo Acapulco.

Las habitaciones incluían amplios baños con regadera y tina, grandes closets, aire acondicionado, televisión vía satélite y teléfono con marcación de larga distancia directa.

Según su descripción en los ochenta, el Hyatt Regency International se encontraba ubicado en lugar privilegiado. Es el primer hotel en la hermosa bahía al llegar por el Aeropuerto Internacional, llamado entonces Juan N. Álvarez, hoy Juan Álvarez.

El hotel se encuentra cerca de exclusivas discotecas y centros de entretenimiento con diversión día y noche y ofrece lujosas habitaciones y facilidades de primera clase para satisfacer las necesidades del viajero más exigente.
El Hotel Hyatt Regency Acapulco está formado por una Torre de 23 pisos y 640 habitaciones con una inigualable vista a la bahía, amplios baños con tina y regadera, closets, llave electrónica, aire acondicionado con control individual, TV vía satélite y teléfono con línea directa de larga distancia y correo de voz.
El Hotel cuenta con tres restaurantes con lo mejor de la gastronomía mexicana, mariscos, así como internacional, además de dos bares y una gran variedad de facilidades, incluyendo dos grandes albercas, actividades sociales, una extensa playa, deportes acuáticos, área comercial, gimnasio, club de tenis a tan sólo cinco minutos del hotel y Centro de Negocios. Así como un “Alory Spa”.

Posteriormente, la cadena Hyatt Regency International recibió propuestas del empresario Carlos Trouyet, uno de los más destacados en la década de los 60 en México como es la actualidad Carlos Slim. Entre los negocios que desarrolló Trouyet están el hotel Las Brisas de Acapulco y la construcción del Hilton en la Ciudad de México.

Sin embargo, la cadena hotelera decidió emprender el vuelo hotelero solos hasta en los ochenta cuando se deshicieron de la hospedería que fue vendida al empresario mexicano Moisés Saba Sr., cabeza de uno de los grupos empresariales más importantes del país.

El padre se deshizo de todas sus propiedades y el hotel fue cedido a su hijo Moisés Saba Masri, quien le cambió el nombre al hotel Hyatt por el de Grand Hotel y también le cambió el nombre al entonces hotel Acapulco Plaza por el de hotel Crowne Plaza.

El empresario falleció en 2010 un accidente de helicóptero que se desplomó en el poblado de San Lorenzo Acopilco, cerca de La Marquesa, en el vecino estado de México.

Hoy, 49 años después de la enorme historia hotelera, empresarial y laboral sindical, el edificio de 80 metros de altura (ocupa el sitio 28 entre los edificios más altos de Acapulco) cambió nuevamente de nombre por el de Hotel Dreams Acapulco Resort and Spa.

Los nuevos dueños prometieron continuar con la tradición que ha mantenido desde antes de que el gobierno estatal dividiera en tres secciones a la franja turística de Acapulco.

error: Content is protected !!