Sin medias tintas

Views: 33

Jorge VALDEZ REYCEN

• Las cuentas (y quejas): ¿Qué le dirán a AMLO?
• En un año: la bancada de Morena fracturada
• Llega Presidente a Chilapa y Tlapa, focos rojos

¿Quién informará al presidente López Obrador de la profunda división, en un año, en la bancada legislativa de Morena, fracturada, partida en dos, por ambiciones y disputas de dos grupos quienes llevan 11 meses dándose con todo, descalificándose y destruyendo el proyecto de la 4T?

El gobernador Héctor Astudillo Flores será quien le dé la bienvenida al presidente de México, en su quinta visita. El “Súperdelegado” Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros deberá estar a un paso atrás. No será la “voz cantante” en el acto de recepción, pero será quien rinda un parte informativo de todo “lo bueno y lo malo” y debe conocer el Jefe de las instituciones del país.

Los llamados “focos rojos” de los municipios con más violencia, son Chilapa de Álvarez y Tlapa de Comonfort. Y allí estará éste fin de semana “ranchando” el presidente López Obrador.

En 11 meses y medio de gobierno Lopezobradorista en Guerrero se han dado episodios agitados, convulsos, en torno a la entrega del fertilizante gratuito a campesinos y semilla de maíz “mejorado” con gorgojos.

En ese mismo lapso, el Congreso del Estado perdió la mayoría aritmética de legisladores: era de 24 diputados. Hace dos semanas estalló una crisis interna, una especie de “Conspiración Mongol” alentada por 12 legisladores quienes mediante un procedimiento inválido, ilegal, intentaron destituir al líder de la fracción Morenista en dos ocasiones, ahondando un divisionismo profundo.

La bancada se partió en dos. Hay quienes afirman sobre la autoría intelectual de esa rebelión intestina, sectaria, será quien esté al lado de López Obrador.

Por ello, la gran pregunta planteada de inicio en esta entrega. Y de ahí se parte en saber cuál será la reacción presidencial cuando sea informado de las malas cuentas.

También se deberá conocer de las buenas cuentas. ¿Cuáles serán? Se tienen una enorme expectativa en saber el listado de avances y logros obtenidos en este primer año.

En materia de seguridad hay buenas cuentas. Astudillo Flores lo admitió sin ambages, sin regateos: dejamos el sexto lugar y ahora está Guerrero en el séptimo sitio con menor número de homicidios dolosos, con una caída del 27 por ciento.

En turismo, siguen abarrotando las playas de Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo los vacacionistas, pero no bajan las tarifas de la Autopista del Sol. La promoción turística quedó a la deriva, sin dinero.

En la minería se ha cancelado el Fondo Minero para municipios, por lo que obras de impacto social dejarán de invertirse.

La Zona Económica Especial de La Unión también fue cancelada y con ella la esperanza de generar miles de empleos y mejorar la economía regional.

Los municipios de Acapulco y Chilpancingo anunciaron con pena solicitud de créditos bancarios para pagar deudas a su base laboral, debido a las penurias financieras heredadas y a una obesa nómina.

Andrés Manuel López Obrador es considerado en Guerrero como el presidente ganador de las últimas tres elecciones. Sin embargo, no se ve, ni se siente la consabida respuesta… en palabras del propio AMLO: “Amor con amor se paga”.

¿Alguien le dirá eso al oído del orgullo de Macuspana?

Lo cierto: llevamos casi un año perdido, en grandes expectativas, enormes esperanzas, gran boato a sus compromisos, pero no aterrizan, no se ven, no se palpan. ¿Dónde están? ¿Debemos seguir esperando el milagro?

Cada visita presidencial en Guerrero se ponen todas las veladoras prendidas a San Andrés.

Nos leemos… SIN MEDIAS TINTAS.

error: Content is protected !!