Flecha Rota

Views: 65

Enrique Gutiérrez San Miguel

AGONIZA EL TIRO CON ARCO EN GUERRERO

Antecedentes

Enrique Gutiérrez San Miguel

El guerrerense lleva el Tiro con Arco en las venas, La historia prehispánica local muestra las tribus Yopes, resistiéndose ferozmente con sus saetas a los invasores tenochcas aztecas, que durante centurias buscaron sojuzgar inútilmente a los habitantes de las tierras sureñas, logrando mantenerse éstos como señorío independiente a los poderosos mexicas. Y es así, según narran los historiadores, que, gracias a su pericia con el arco y la flecha, pero también con la agricultura y la pesca, los Yopes establecieron una civilización exitosa que se extendió por ambas costas y La Montaña del actual territorio guerrerense.

TIRO CON ARCO EN MÉXICO

El tiro con arco deportivo se inició en México hace aproximadamente 50 años y la primera participación azteca en una olimpiada fue en Munich 1972 con Aurora Bretón. En la actualidad, “el Tiro” ha tenido un importante auge aquí, gracias a exponentes como Aida Román y Mariana Avitia o Juan René Serrano y Luis Álvarez, solo por mencionar algunos, cuyas destacadas participaciones en olimpiadas y torneos mundiales los han ubicado entre los primeros “rankings” de ese deporte a nivel global, atrayendo así la atención de mexicanos de todas las edades que se están incorporando a esta práctica deportiva.

Equipo de tiro con arco de Acapulco

MUCHO MAS QUE EJERCICIO FÍSICO

A primera vista, pareciese que el Tiro con Arco no es un ejercicio porque no requiere mayor esfuerzo para practicarse. Nada más alejado de la verdad. Un arquero formal tira por lo menos 72 flechas cada entrenamiento con un arco promedio de 36 libras o 16.416 Kilos de “jalón”, lo que significa que en dos horas el arquero “jalará”, un total de 1 mil 181 kilos a una distancia de 60 o 70 metros, dependiendo de la brazada del arquero, solo en esa sesión de entrenamiento. ¿Aún le parece poco ejercicio, distinguido lector?  El médico internista, Dr. William Miguel González Chávez, entrevistado en exclusiva para esta columna, pondera los beneficios de la arquería para el cuerpo humano y la recomienda como un deporte ideal para todas las edades: “El Tiro con Arco es un deporte extremadamente fino donde intervienen complejos procesos fisiológicos y mentales. Todos los sentidos y las extremidades del cuerpo se conjugan en el sistema nervioso central para generar un inusual grado de precisión en todos sus movimientos. La vista y la propioceptiva, que informa al organismo de la posición relativa de los músculos con respecto al resto del cuerpo, son fundamentales; los receptores de las articulaciones indican exactamente la posición ideal para apuntar y la fuerza exacta que debe aplicarse a la cuerda, pero cuando se está listo para soltar la flecha, el tacto revela una ligera brisa en la cara. Automáticamente el cerebro del arquero procesa la información del viento, su velocidad y dirección y determina la matemática de la nueva parábola y la dirección que debe seguir la flecha para compensar esa brisa, enviando casi instantáneamente la orden para que los brazos corrijan o apunten el arco a la nueva posición y la saeta acierte en el blanco. Toda esta coordinación, concentración y actividad física representan un gran beneficio integral para el individuo, mental y corporalmente, concluye el médico internista.

LA PROBLEMÁTICA DEL DEPORTE

La práctica organizada de este deporte requiere de espacios perfectamente delimitados. En olimpiadas se tira a 70 metros de distancia, así que se requiere un terreno de dimensiones poco mayores para practicar esa modalidad y ciertamente son inusuales los terrenos libres de ese tamaño, particularmente en las grandes ciudades. Otra dificultad que enfrenta el deporte es el costo del equipo, en su gran mayoría importado. Existen en el mercado arcos relativamente económicos, incluso algunos hechos aquí y son excelentes para iniciación o para una práctica recreativa de la arquería; sin embargo, un arquero olímpico formal, conforme avanza en la práctica y afina su puntería, también va necesitando mejores equipos. En todos los deportes, la tecnología ha propiciado el rompimiento de marcas deportivas elevando los estándares a niveles nunca antes vistos. Esto también sucede en arquería. Los nuevos arcos y flechas, diseñados por computadora y elaborados con materiales de la era espacial, sin duda mejoran la eficiencia del arquero, pero a costos sumamente elevados, por ejemplo: un arco olímpico completo, de primera línea, de los que usan los campeones en esas justas internacionales y un juego de 12 flechas, fácilmente pueden costar $3 mil o 4 mil dólares, incluso más. Además, se debe tirar sobre “pacas” especiales que detienen las costosas flechas y no las maltratan. Estas pacas también son costosas y tienen duración limitada a un determinado número de flechazos.

APOYO GUBERNAMENTAL Y SOCIAL

En algunas: Baja California, Jalisco e Hidalgo, por ejemplo, el Estado ha fomentado la práctica de este deporte desde hace muchos años, proveyendo de espacios adecuados y ciertos equipos e insumos a los tiradores. En dichas entidades, la iniciativa privada también ha jugado un papel preponderante en el desarrollo de los arqueros con apoyos diversos: equipos, insumos, cursos y clínicas de especialización deportiva, asesoramiento psicológico e incluso viajes a torneos de fogueo. La sociedad misma, reconoce el esfuerzo de los arqueros, los fomenta y los apoya, incluso la gente conoce y detiene en la calle a los arqueros para saludarlos, felicitarlos y alentarlos en sus futuros torneos.

Aída Román, campeona olímpica

“LLUEVE SOBRE MOJADO” A LA ARQUERIA EN GUERRERO

Durante los primeros años de la arquería en Guerrero, se tuvo apoyo estatal a través de la Dirección del Deporte que ofreció un salario a los entrenadores de Acapulco y Chilpancingo, así como apoyos de equipo e insumos. Esto, aunado al entusiasmo que se aplicó en la época, hizo que el tiro guerrerense se notara a nivel nacional y así se integró la Asociación de Tiro con Arco de Guerrero, ATAG, que ahora aglutina a los arqueros surianos organizados quienes tomados en cuenta en las decisiones nacionales.

Lamentablemente, bajo la gubernatura de Héctor Astudillo Flores la situación ha cambiado negativamente, el estado no solo retiró el salario de los entrenadores, también quitó cualquier apoyo económico o en especie a la ATAG y hasta parece que en esta administración se quisiera desaparecer este deporte de la entidad y si no, cheque usted este hecho: en 2017, la Federación Mexicana de Tiro con Arco, FEMETA,  otorgó a Guerrero la sede del XXI Campeonato Nacional Indoor 2018, que congregaría en Acapulco, según experiencias de otras entidades, a más de 1500 arqueros y sus familias del 4 a al 7 de diciembre de 2018. Para esto, como único apoyo se solicitaba de manera gratuita el salón Teotihuacan del viejo Centro de Convenciones de Acapulco. El director del Instituto del Deporte de Guerrero, Román Bello Várgas, simplemente no se interesó en el asunto y no movió un dedo para que se realizar aquí el evento, mientras que el secretario de Fomento Turístico del estado, Ernesto Rodríguez Escalona, no se dignó recibir al presidente nacional de los arqueros, Santiago Avitia, que vino a presentarle la propuesta y tampoco quiso proporcionar a gratuidad el salón, pretendiendo un pago cercano al millón de pesos por éste, pese a que este evento representaba una importante derrama económica para el turismo porteño, con 1500 familias de alto poder adquisitivo pernoctando aquí.

Román Bello Várgas y Oscar Memije Franco. El Tiro con Arco no les deja dinero.

Entre los arqueros de Acapulco el rechazo es más patente porque el director de la UDA, Oscar Memije Franco, les arrebató una bodega mantenida por años y donde se guardaban los equipos, argumentando no se le pagaba tal espacio. Ahora los equipos de campo, principalmente las pacas, se deterioran a la intemperie y se han registrado actos de sabotaje, siendo misteriosamente destruido tal material. Paralelamente, el funcionario descrito hace publicaciones en redes sociales, hostigando el actuar y la conducta de los arqueros y con el mínimo pretexto cancela los entrenamientos y competencias porque promueve y vende eventos a realizarse en el espacio y tiempo que los tiradores le pagan a la UDA. Algunos dicen que otro elemento que también ha contribuido esta debacle, ha sido la falta de carácter, personalidad, carisma y enfoque del actual dirigente de la arquería guerrerense, Villy Deloya Parra, quien pese a sus buenas intenciones no parece encontrar formas para superar la precaria situación descrita.

LA ESPERANZA

México está inmerso en una “gran ola de esperanza” encabezada por un gobierno que pregona una 4° Transformación del país. Los arqueros de Acapulco, también tenemos nuestra esperanza y ya le entregamos un escrito al presidente López Obrador, a ver si nos ayuda con esta crisis. Pero mientras son peras o manzanas, también tenemos los pies en la tierra y como vemos que Héctor Astudillo claramente nos desprecia, queremos que la sociedad civil voltee a vernos y participe con nosotros en este extraordinario deporte, ya que las modestas cuotas de $300 pesos mensuales, incluyendo la facilitación de equipo y espacio, favorecerán la compra de mejores insumos. También queremos que los empresarios porteños nos apoyen, volteen a vernos, adopten un arquero, donen insumos, equipos, organicen conferencias, seminarios, uniformes, patrocinen competencias y mucho más y que recuerden que cualquier donativo que nos hagan pues se descuenta de los impuestos.

Parece ser un “sueño guajiro”, pero sentimos que ahora, la sociedad civil parece ser la única opción que nos queda, ante la rapiña emprendida contra los recursos estatales para el deporte y la ignorancia o desprecio de los gobernantes y funcionarios en turno hacia nuestra ancestral práctica física.

error: Content is protected !!