Patrulla de papel

Views: 155

Enrique Castillo González

¿De quién son los datos?

Enrique Castillo González

Mi respuesta a tal pregunta es los datos son del individuo. Pero antes de ahondar explicaré dónde nace la curiosidad sobre ese tema y explicaré también hasta dónde busco llegar en la reflexión de tal cuestionamiento. Voy pues.

En 1980 Alvin Tofler advertía sobre la estadía de la humanidad en la cresta de “La tercera ola. Decía la primera ola fue el campo, la segunda la industria y ahora la humanidad está en la ola de la información.

Recordemos: eran unos 80’s sin internet; entonces, los primeros lectores de la tesis de Tofler aseguraban ya la presencia de la televisión y el teléfono como principales herramientas de la tercera ola… va la otra:

¿Internet no viene siendo la comunión de televisión y teléfono? Luego entonces Tofler descubrió la fuerza de el tener o, no tener datos.

Otro giro a la tuerca. Hoy, estamos a un año de llegar a los 40 de aquel estudio titulado la tercera ola y, como verá a su alrededor, ya estamos inmersos en un enredado universo de datos e incluso el tener, cuidar y no perder esos es ya un tema en las agendas de la Seguridad Nacional en varios países, sobre todo los más poderosos; verá usted: existen diferentes maneras de atender la presencia, ausencia o robo de esos datos. Respondamos entonces la pregunta base de este patrullamiento.

¿De quién son los datos? Antes de responder esa pregunta busquemos el significado real de ello, es decir, indaguemos el alma de los datos, sobre todo cuando esos están colocados frente a la información.

Desde la aguda óptica del periodista Manuel Nava datos son menciones simples y, datos más contexto hacen la información.

Otra pregunta, entonces ¿de quién son los datos?

Una escuela de política económica y de Estado dice los datos son del mercado; otra escuela es tajantes al decir los datos son del Estado. No tengo ninguna duda y, cierto estoy, la mayoría de mis lectores han concluido esto aquellos que aseguran que los DATOS son del mercado pertenecen a la escuela americana, y, aquellos que encierran los DATOS entre las celdas y rejas del ESTADO son los de la escuela china; es aquí donde se presenta la tercera opción (escuela) y justo en esa es donde estoy yo, siendo esa donde aseguramos como único propietario (de los datos) al INDIVIDUO.

Sea pues; mientras la escuela de comunicación china es tajante al decir los datos son del ESTADO y los WASP de Boston le dan al mercado la posesión de los datos, la escuela de Frankfort asegura (y es aquí donde yo me sumo) lo siguiente los datos son… del individuo.

Cerremos; hasta aquí me ha quedado nítido y transparente la idea de una cosa son los datos y otra más es la información e incluso, ya en ese ejercicio de mayéutica, me está quedando tatuada la idea de datos e información generan “inteligencia” aunque, si ese proceso de “inteligencia” no se usa para “anticiparse” pierde su calidad de “inteligencia”.

Ahora, tras haber leído los 8 párrafos anteriores y conocido ya el cómo un Estado Moderno (pretensión de México) busca darse SEGURIDAD, lanzo sobre la mesa del think tank las siguientes preguntas ¿cuál la ruta de su “inteligencia”? y ¿cómo será la “explotación de sus productos… inteligentes”?

Siempre con caballerosidad se extienden manos y se hacen gestos para darle al otro la palabra; así, el sargento Limón acepta la cortesía y da su opinión. Es innegable, “información más conocimiento crean INTELIGENCIA”, de hecho —dice Limón— la sociedad de la información fue relevada por la del conocimiento, y ahora con el surgimiento del “internet de las cosas” la llegada de una nueva sociedad es inminente y creámoslo, desde este momento el mundo cambia su forma conocida, donde el ESTADO las EMPRESAS  y el INDIVIDUO se tironean la propiedad de los “datos”, al punto de la creación de nuevas leyes buscando proteger ¿sabe a quién?… al individuo.

Ejemplo, la ley general de protección de los datos personales; esta ley reguladora de tratamiento dado a la información cuando está en manos del ESTADO, y, cuando puede estar en propiedad de las empresas consumidoras de los datos personales de los individuos, aunque, en esas leyes se deja un lugar para el ESTADO, eso cuando ese requiere, por motivos de SEGURIDAD NACIONAL hurgar en los datos e información bajo el argumento de afectación a la SEGURIDAD NACIONAL.

Y por ello también se necesita a un ciudadano atento y vigilante de la no presencia de la securitisación de todo lo que encuentre el Estado a su paso sobre las vías de los datos y las veredas y senderos de la información.

Tras un largo silencio esperamos la posición retórica de Paul von Hindenburg, quien nos dice Los datos sueltos, por sí mismo no tienen valor para el PROCESO DE TOMAR DECISIONES. Por ello deben ser 1.- organizados por campos y tendencias; 2.- discriminados para eliminar los falsos; 3.-verificar las fuentes para confirmar su confiabilidad. Si estos (3) puntos no se cumplen, este proceso entonces no recibirá la calidad de INFORMACION en camino a ser PRODUCTO INTELIGENTE, e incluso, siendo ortodoxos, aun pasada por ese proceso la información aun estaría lejos de su gran momento, convertirse en “información de real utilidad”, bien recibida la información del Mariscal de Campo; ahora, lo que a continuación nos dice Hindenburg merece la atención total pues define perfectamente la siguiente fase de este think tank:

La información puede crearse desde los datos, o bien obtenerla ya revisada y clasificada, la inteligencia surge cuando esa información disponible es interpretada, según los campos del poder (político, económico, social, militar) en el que serán útiles, para entonces difundirla entre los interesados y/o responsables de su buen uso para, con base en dichas verdades, asumir decisiones de estado… Pero esto es solo la primera fase pues…

La decisión asumida desencadena todo el proceso de planeación estratégica para enfrentar los riesgos y amenazas que acechan a una sociedad.

Con una serie de carraspeos y silencios, Hindenburg nos comienza a preparar para su conclusión: solo siguiendo este camino —dice el Paul— el “dato sirve” y se transforma en información, y ésta, tras el proceso descrito, genera la inteligencia necesaria para contribuir en la construcción de la tan anhelada condición… La Seguridad Nacional.

Excelente.

Así entonces; mucho depende el “tipo de estado” donde se vive pues ahí estará el quid para responder ¿de quién son y para qué son LOS DATOS? Luego entonces, en próximo patrullamiento se buscará conocer un poco más acerca del ESTADO.

Balazo al aire.- Dame un buen dato y muevo el mundo.

Ultimo patrullaje.- Los Gobernadores comienzan a preocuparse pues su discurso acerca del uso y presencia de la Guardia Nacional ya se agotó, así entonces bien por la CONAGO que ayer le pidió al Mando de la GN comenzar a acercar a sus policías (estatales y municipales) con la nueva filosofía de Seguridad Pública traída por este nuevo Cuerpo de Seguridad Pública Federal.

Greguería.- Ayer llegó al espejo de agua bien llamado Laguna de Coyuca, ahí donde el pueblo creó su pie de la cuesta, un pequeño cormorán de plumas brillantes y recia personalidad, un bello colibrí decidió ser su hermanita y una poderosa águila se hizo su madre; garzas y pelicanos prometieron ver por él. bien venido pequeño Juan.

Oxímoron.- Pequeño bebé gigante.

Haiku.- mi reina hada va a la escuela,

            nube es su pupitre,

            estrella su salón… bendición.

error: Content is protected !!