Redadas masivas, el drama que sigue

Views: 118

Esteban Valdeolívar Sánchez

Desde hace quince días el presidente Trump anunció que después del 4 de julio iba a efectuar las más extensas redadas de indocumentados y deportaciones masivas, mayoritariamente de mexicanos, a nuestro país.

De acuerdo con cifras oficiales, actualmente hay en Estados Unidos un millón 91 mil 130 indocumentados con órdenes de deportación, de los que 14 mil 442 están detenidos y un millón 76 mil 688 libres y en peligro de deportación. Y para eso las redadas masivas, para localizarlos.

Con base en reportes del gobierno de México, de enero a mayo las autoridades migratorias de Estados Unidos han deportado a 89 mil 185 mexicanos, 2 mil 142 menos que en ese mismo lapso del año pasado, cuando sumaron 91 mil 327.

Hoy en día, el éxodo de connacionales ha disminuido notoriamente, pero ha crecido exponencialmente el de migrantes de todo el mundo que entran por la frontera sur, que es en lo que se han centrado ambos gobiernos, sin poder adelantar cuál pueda ser el desenlace, si es que hay alguno que no sea para peor en un problema para el que no existe solución ni a mediano plazo y que llegó para agravarse.

ICE tiene a millones de nombres en su lista de personas susceptibles de deportación. La operación, que comenzaría el domingo, está dirigida a 2,000 personas en al menos 10 ciudades y podría incluir “deportaciones colaterales”, lo que significa que quienes estén en el lugar con los inmigrantes buscados también serán aprehendidos por los agentes.

Las ciudades donde se esperan las redadas son Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva Orleans, Nueva York y San Francisco.

El Servicio de Deportación ya tiene las órdenes judiciales, lo que permite que el proceso de deportación sea expedito. Muchas de las personas en cuestión llevan décadas viviendo en Estados Unidos, donde han construido sus familias.

Con toda objetividad nos surge la pregunta si los Estados Unidos tienen el derecho o no de aplicar su ley migratoria a millones de personas de múltiples nacionalidades que permanecen de manera ilegal en su territorio. Por supuesto, con respeto de sus derechos humanos.

La realidad es que el presidente Trump sigue en campaña y hará todo lo necesario para seguir motivando a los votantes republicanos y tratar de ganar para seguir un periodo presidencial más al frente del gobierno de los Estados Unidos; como si los mexicanos no tuviéramos suficientes problemas con la 4T que insiste y perfila un cambio de régimen aún no definido lo que genera incertidumbre y desconfianza interna y externa.

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

error: Content is protected !!