Paralizan ayuntamiento de Acapulco; Adela, de viaje

Views: 311

Mientras la alcaldesa Adela Román Ocampo viajó a Colombia “para aprender esquemas de pacificación”, seis mil empleados sindicalizados rechazaron la propuesta de cuatro por ciento de aumento salarial, paralizaron las dependencias del Ayuntamiento y cerraron todos los accesos a instalaciones municipales.

Tras la paralización, anunciada desde el pasado viernes, un funcionario de segunda línea salió a decir ante los medios de comunicación que “el paro de los empleados municipales sindicalizados no tenía sustento ya que se cumplieron las demandas laborales” y boletinaron su declaración.

Desde las nueve de la mañana, los empleados sindicalizados se pararon afuera de las instalaciones del palacio municipal del Parque Papagayo, las oficinas del viejo palacio, de la exzona militar, del palacio federal y otros edificios municipales donde operan todas las dependencias del Ayuntamiento acapulqueño.

Participaron en el paro de actividades los trabajadores de las secciones sindicales 19, 24, 35 y 56 del SUSPEG quienes rechazaron abiertamente la propuesta del cuatro por ciento de aumento salarial, la eliminación de pagos de quinquenios (otorgados según su antigüedad laboral) y la intromisión de las autoridades municipales actuales en acciones que le corresponden a su sindicato.

Los empleados impidieron el paso a todos los funcionarios y a todos los ciudadanos que tenían acciones que hacer en las oficinas municipales. Acusaron que se les ha dado un trato despótico de parte de la actual administración que encabeza Adela Román Ocampo quien no ha tenido tiempo de interactuar con los liderazgos sindicales y ha querido imponer acciones que contraponen las conquistas sindicales.

En una acción protagonizada por el regidor Javier Morlet Macho, transmitida por Facebook live, pidió permiso para que dejaran entrar a aquellos ciudadanos, titulados en Contaduría, Economía, Administración u otra profesión afín a la gestión y control de recursos públicos, para que entregaran su documentación y participar en el concurso para ser el próximo titular del Órgano de Control Interno del Ayuntamiento.

La posición de los empleados fue inamovible:

—Lo lamento mucho, regidor. Esto fue avisado desde el día viernes y debieron tomar medidas. No vamos a permitir que nadie pase. Arriba el SUSPEG, arengó una empleada que parecía ser quien era la voz cantante de los empleados que se agolparon en las puertas para impedir el paso.

—No se tocarán los derechos sindicales, señorita, respondió Morlett Macho.

—Lo entiendo, señor regidor. Desgraciadamente pagan justos por pecadores. No dejaremos entrar a nadie.

—¿Ni a los postulantes que son ciudadanos?

—No, señor. Si no entonces ¿qué razón tiene esto?

En el diálogo intervino otro empleado no identificado:

—Respete el movimiento, por favor. Usted se debe a toda la ciudadanía y también a nosotros los trabajadores. Le pedimos respeto.

La dama continuó su perorata:

—Nuestros logros sindicales se han venido adquiriendo de años. ¿cómo es posible que llega una administración que ni siquiera conoce nuestras necesidades, viene y nos los quiere echar a perder? No se vale regidor, no se vale.

—Yo no vengo a arreglar eso. Vengo a pedir por el respeto de los derechos humanos de ciudadanos que quieren postularse.

—También no queremos lesionar los derechos de nadie, por eso no tomamos las calles. Estamos aquí.

Otro más que envalentonado por la actitud impasable de sus compañeros arremetió:

—Los trabajadores también somos pueblo, compañeros. Ustedes están puestos también por nosotros el pueblo.

En fin. Morlett Macho por más que pidió lo dejaran sacar unas mesas para hacerlas como lugar de recepción de documentación no lo dejaron pasar. Al contrario, recibió una recomendación:

—Póngase allá en las escaleras. Allá afuera. Pero no dejaremos pasar a nadie.

Horas más tarde, el propio regidor difundió en su muro de Facebook la fotografía donde se estaban recibiendo la documentación que se requirió en la respectiva convocatoria a ocupar un cargo público.

Su texto fue:

“Con las oficinas del Palacio Municipal cerradas, cumpliendo como lo dispuso Cabildo, en mesa de trabajo alterna con la recepcion de documentacion a los aspirantes a dirigir el organo de Control Interno. Que nadie se quede sin la oportunidad de participar. Parejo piso para todos . Asi es la 4T” (sic).

También más tarde,  el Ayuntamiento de Acapulco difundió dos boletines muy diferentes uno del otro. En uno exhibía a la alcaldesa Adela Román Ocampo bien risueña y acompañada de funcionarios acapulqueños y presuntamente colombianos con el fondo del edificio de la Alcaldía de Medellín.

No acompañaron el comunicado con ninguna fotografía de reunión alguna con funcionarios colombianos, lo que despierta la sospecha difundida en redes sociales sobre si su viaje fue turístico.

El otro difundía declaraciones de un empleado de segunda línea. Los títulos y subtítulos (cabeza y sumarios, en el argot periodístico) indicaban que “El paro en el Ayuntamiento, sin sustento; se cumplieron las demandas laborales: Adame” y “El subsecretario informó que se afectó la apertura de módulos de atención a la ciudadanía”.

Se refería a que “el subsecretario de Asuntos Políticos y Religiosos, Marco Antonio Adame Bello, dijo que la administración busca el beneficio para toda la clase trabajadora.

El comunicado añadió:

“El funcionario explicó que los representantes legales de la administración acordaron con los dirigentes sindicales el aumento salarial del 4 por ciento, así como el pago de prestaciones y bonos que se encontraban dentro del pliego petitorio. Sin embargo, la negativa de los dirigentes sindicales es a la creación de la comisión mixta que contenga un reglamento y una convocatoria abierta para que todos los trabajadores puedan adquirir una base, transparentando el proceso.

De la misma manera, dijo que la prioridad de la alcaldesa, Adela Román Ocampo, es el bienestar de la base trabajadora, ya que esta administración “está estableciendo un derecho para todos, sin exclusión, que no haya trabajadores de primera, de segunda, de tercera, de cuarta, aquí es para todos los trabajadores, justicia laboral con base a la ley”.

El funcionario admitió que la toma de las instalaciones afectó la apertura de módulos a la ciudadanía para la recepción de documentos, sin embargo, hay personal de lista de raya y supernumerarios para atender las inquietudes de la ciudadanía.

“Se está realizando un paro sin ningún sustento, se está desvirtuando a otras acciones que constituyen a una violación a la ciudadanía, creemos que como lo ha planteado muy claramente nuestra presidenta municipal, tiene que ser la fuerza de la razón, la fuerza de la opinión pública, los planteamientos que está realizando esta administración municipal son claros y están basados a la ley, son de justicia laboral, no hay razón de esto”.

Trabajadores de las secciones sindicales 19, 24, 35 y 56 del Supeg tomaron las instalaciones del Ayuntamiento Papagayo, centro, Ex zona militar, Palacio federal y otros edificios, por supuestas violaciones a sus derechos laborales.

error: Content is protected !!