Alegan alcaldesa y síndica de Acapulco en acto femenil

Views: 206

La síndica Leticia Castro Ortiz protagonizó una nueva confrontación con la alcaldesa Adela Román Ocampo y con una de las integrantes del nuevo Consejo Municipal para la Igualdad entre Mujeres y Hombres al abordar el asunto de los despidos laborales que le fue considerado fuera del tema de la igualdad de género que se proponía.

Durante la instalación del mencionado Consejo Municipal, en el marco del inicio de celebraciones oficiales por el Día Internacional de la Mujer, los exabruptos de la segunda autoridad sobresalieron de la larga sesión que inauguraría la instalación del órgano que contempla temáticas relacionadas con la igualdad de género al que acudieron 15 de 17 integrantes.

La Síndica procuradora, gobernación, justicia, seguridad pública y gobierno, tras los protocolos de presentación y formatos en que se llevarán a cabo dichas sesiones tomó la palabra para asentir el trabajo que se realiza desde la Presidencia Municipal pero que, desde su óptica, no siguen los funcionarios del gabinete.

—Reconozco en usted el sentido que tiene de garantizar el derecho a todos los empleados de este ayuntamiento. En verdad se reconoce la buena disposición que usted tiene, lo veo, lo observo. Sin embargo, quienes no lo entienden son sus directivos (sic). A ellos sí, hay que hablar con ellos y capacitarlos, sobre todo su secretario de seguridad pública y a todos sus directores. Ellos no están entendiendo todo esto que está provocando eso…

—le voy a pedir, compañera Leticia, moción. Voy a pedir moción, le interrumpió la alcaldesa.

—Sí está bien, vamos a pedir moción, pero que quede bien claro que quienes no están entendiendo esta línea de trabajo de usted son sus directivos. Gracias, reviró la Síndica.

—Le voy a pedir moción. Usted es la síndica de seguridad pública en el municipio. Compañera Cristal…, cortó la alcaldesa para pedirle la intervención a Cristal Rebollar, de la asociación Caminemos Juntas.

La activista, presta a intervenir en la breve confrontación, también le atizó al fuego:

—Las feministas siempre somos muy incómodas, ¿no? Y me da mucha pena esta situación que estamos viendo aquí. Pena y vergüenza porque somos parte del mismo municipio. A todas nos preocupa lo que está pasando en nuestro municipio porque aquí vivimos. Sin embargo, no es el espacio. A nombre de todos los integrantes del sistema pido respeto.

Apenas si se escuchaban las palabras de Castro Ortiz, lo que la activista nuevamente le recordó:

—No es el espacio, con todo el respeto, maestra.

—Sí es el espacio. Fíjate muy bien, le reviró la Síndica.

—Compañera Leti, le voy a pedir moción. Crystal, gracias por tu observación, intervino nuevamente la alcaldesa.

—Gracias, presidenta. Sé que le tiene que contestar como la presidenta que dirige acá. Sin embargo, lo digo y lo sostengo, yo creo que todas y todos los que estamos aquí estamos en la misma sintonía. Discúlpenme, nos están matando a las mujeres, dijo la activista.

—Así es y debemos estar muy unidas, acotó Román Ocampo.

—Y el tema, el patriarcado, estamos viendo ¿no? No es un tema que lo vamos a reconstruir como bien lo decía ahorita en esta sesión y a reconocer. Sin embargo, cuando se integren a este tipo de actividades, o sean invitadas o invitados, se pongan en el tema, se coloquen, lean…

—Todos estamos en el tema, eh. Sobre todo el de las mujeres, acotó casi de un brinco la Síndica.

—Leti, les pido que…, intentó intervenir la alcaldesa.

—Discúlpeme, maestra. No se ve muy colocada en el tema… fustigó la activista.

—Sí, claro que sí…, continuaba la Síndico.

—No, aquí no son cuestiones laborales, sí nos preocupan los derechos de las trabajadoras porque son mujeres. ¿sí? Porque sostengo que el piso está disparejo. Sin embargo, no es el momento…, sostuvo Rebollar.

—Así es…, le secundó la alcaldesa.

—No es el tiempo. Tienen que reunirse ustedes como Cabildo, como dirigentes del municipio, en sus espacios y ojalá, señora presidenta, lo haga a la brevedad.

—Gracias…, apenas dijo la alcaldesa.

—Y se capacite acá con la Síndica que está organizando los temas de género porque no es posible que esto esté sucediendo aquí…

—Es la regidora, no soy yo…, aclaró de botepronto la Síndica corrigiendo el error de la activista.

—Compañera, Crystal. Yo le ruego que demos el tema por terminado, dijo Adela Román.

—Muchísimas gracias, concluyó la activista.

error: Content is protected !!