Sin medias tintas

Views: 227

Jorge VALDEZ REYCEN

• Los “ahorros” del Congreso, botín
• ¿Cuál austeridad? ¡Patrañas viles!
• Es una comedia: “Cuna de Lobos”

Jorge Valdez Reycen

La 62 Legislatura se ha convertido en una “Cuna de Lobos”.

La administración errática, opaca, se ha convertido en una comedia satírica de buenos propósitos, donde la simulación, la intriga palaciega, los “ahorros” millonarios que ni el director de Finanzas y Administración, Netzahualcóyotl Bustamante Santín, ni el presidente de la Junta de Coordinación Política, Antonio Helguera Jiménez, ni nadie ha transparentado en su uso, disfrute o inversión.

Tampoco el director de la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información, Rey Hilario Serrano, ha podido clarificar el destino de una bolsa millonaria que se usa como “caja chica” por los diputados integrantes del selecto grupo de la “burbuja” guinda identificados con Morena.

Seis meses de fuegos de artificio. Erráticos manejos en la conducción de un Poder Legislativo que no sabe comunicar, ni informar. Los encontronazos, disputas, fisuras, divisiones, negociaciones en lo oscurito de diputados que sufren los estragos de la curva del aprendizaje, sus errores y escasísimos aciertos se han perdido en un script de telenovela mal adaptado, donde los villanos quieren ser los principales actores de la “Cuna de Lobos”.

La ausencia de seriedad, ha dado pie al disfrute coloquial de la frivolidad. Todos quieren alcanzar notoriedad, ya sea en la portada de conocida revista proclive a la jactanciosa esfera de los “nice”, o creando su propio equipo de aduladores digitales. Es la evidencia de que no hay una política pública que comunique el universo personalizado de 46 hombres y mujeres que exigen estar en pasarelas, presentar decretos, iniciativas, que exalte su ego y su labor legislativa, aunque sea para lo más inocuo y fútil.

La simulación de adoptar una austeridad, que recaude “ahorros”, no ha tenido el orden ni la simple intención de darlo a conocer como una medida inédita, histórica, jamás alcanzada para determinado objetivo. La decepción vino cuando comenzaron las compras de un tablero electrónico, equipo de cómputo, impermeabilizaciones de los edificios, vehículos utilitarios y nada fuera de lo extraordinario que se esperaba de esas regalías.

No se informó que dicha austeridad obedece a la toma de conciencia de nuevos legisladores que destinarán dichos “ahorros” hacia determinadas situaciones que ameriten legitimar y no justificar el uso de recursos públicos en beneficio del pueblo y NO para esa “burbuja” de poder. Tampoco está claro si efectivamente se bajaron los sueldos, cancelaron servicios médicos de alta especialidad, seguros médicos, compra de automóviles y SUV’s lujosas que no llevan al estacionamiento del Congreso, pero sí tienen en sus garages particulares.

La nueva directora de Comunicación Social, Vianey Valderrábano Sagrero, ya perdonó todos los latrocinios de su antecesor y hasta convenio le dio. La mujer detrás del trono –por su innegable influencia en la toma de decisiones cuando fue secretaria particular del entonces presidente de la Jucopo—, ha dado muestras de tener el control de medios, sí, pero a la misma usanza que tanto criticaron, se espantaron, denostaron y siguen utilizando de dar la zanahoria o la sardina a la liebre o la foca que más salte o aplauda. ¡Bravo, son unos genios desperdiciados en esta inmensa llanura!

¿Quieren una prensa fifí, aduladora, servicial, chayotera a modo? ¿O quieren una prensa que señale, critique, represente a una sociedad que exige un cambio de paradigmas en el Poder Legislativo?

Helguera Jiménez se quedó mudo. Mariana García, igual. Moisés, ni se diga. Apreza no opina. El que calla otorga. “La Cuna de Lobos” fue una novela que rompió récords de audiencia en horario triple A no sólo en México, sino en países de Europa y Asia. El personaje central, una villana con parche en el ojo, fue la más odiada, vilipendiada y, paradójicamente, la más recordada. El resto del reparto tuvo sus créditos, pero mínimos.

¿Quieren ser recordados como la Catalina, señores diputados (as) en su 62 Legislatura? Los ahorros no son botín, ni caja chica… son patrañas para esconder la corrupción!!!
Nos leemos… SIN MEDIAS TINTAS.

error: Content is protected !!