Palabras Mayores

Views: 115

Jorge Romero Rendón

Diputados de Morena mienten, falsean y hasta se balconean solos para justificarse; Amílcar Sandoval, mano negra en presupuesto

Jorge Romero Rendón

Si no fuera porque en sus manos está el control del Poder Legislativo de Guerrero, los diputados de Morena moverían a risa por sus enredos, pleitos y declaraciones contradictorias que no hacen más que poner en evidencia tres problemas que están afectando ya seriamente al Congreso local: sus pleitos entre tribus internas que retrasan el trabajo de todos; su sorprendente ignorancia combinada con el desprecio por la ley; y su desmedida ambición por obtener cuotas de poder que los lleva a traicionar cualquier acuerdo político serio.

Los diputados de Morena están divididos en función de los intereses de personajes ajenos que están tratando de controlar a su fracción para alimentar sus apetitos futuristas en busca de alcaldías, diputaciones federales e incluso peleando por la candidatura a gobernador en el 2021, pleito en el que están enfrascados el delegado federal Pablo Amílcar Sandoval, el senador Félix Salgado Macedonio, y la alcaldesa acapulqueña Adela Román Ocampo, entre otros.

De estos, el que más está metiendo la mano y el desorden en el Congreso –desviando recursos públicos federales y de la actual Legislatura-, es Amílcar Sandoval, que maneja a su antojo al coordinador de la fracción de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política, Antonio Helguera Jiménez, quien a su vez presiona a los demás diputados de ese partido para que se sometan, prometiéndoles futuras candidaturas, dinero y prebendas para sus familiares y operadores, que de inmediato serán integrados a las nóminas de la delegación de AMLO en Guerrero.

Pero como las negociaciones internas y secretas se llevan tiempo y varios diputados morenistas no se dejan tentar a la primera, encareciendo su apoyo, someterlos se lleva tiempo. Y es lo que sucedió con el Presupuesto de Egresos 2019, que no se pudo aprobar a tiempo debido a que Amílcar Sandoval quiso revisarlo primero junto con su asesor –el zeferinista Carlos Álvarez Reyes-, para plantear reasignaciones de recursos públicos en función de sus intereses políticos personales, ejercicio que también quisieron hacer los demás diputados de Morena, para contar con recursos públicos con los que hacer obras en sus lugares de origen, y así hacer precampaña para buscar dentro de tres años sendas presidencias municipales y otros cargos.

Lo curioso es que los diputados de Morena nunca se preocuparon por cumplir en la presentación del Presupuesto antes de la fecha límite del 31 de diciembre, pues se estaban repartiendo millones de pesos en el papel, como si el dinero fuera para ellos y no para las obras y los programas sociales dispuestos en el Plan Estatal de Desarrollo 2015-2021, como marca la ley.

Y como la opinión pública les ha reprochado su negligencia, han buscado la manera de justificarse con toda clase de mentiras, argumentando falsamente que no recibieron información a tiempo, que estaba incompleta o que no estaba desglosada. Pero documentos oficiales firmados por diputados de Morena, así como fotografías, videos y boletines de prensa difundidos en la página oficial de internet del Congreso local los contradicen y prueban que recibieron toda la información sobre el presupuesto de egresos que la ley dispone, en tiempo y forma.

Entonces, ¿para qué mentir…?

Morenistas dejaron de ser confiables y son chapuceros: PRD…

La razones que explica el comportamiento y las mentirotas dichas en conferencias de prensa por Amílcar Sandoval y diputados de Morena encabezados por Antonio Helguera, fueron denunciadas en prensa y en redes sociales por el diputado del PRD, Bernardo Ortega Jiménez.

En torno al lío creado porque no se presentó a tiempo el dictamen del Presupuesto de Egresos 2019, que aún no ha entregado la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso local –controlada por mayoría de Morena-, Ortega señaló dos cosas muy significativas:

1.- Que los diputados de Morena pretenden quedarse con ¡¡1,600 millones de pesos!! (sí, leyó usted bien, mil seiscientos millones) del presupuesto de este año, aunque hoy le bajaron a 1,200 millones, presuntamente.

Esa tremenda cantidad de dinero sería para uso en obras de interés político personal de los morenistas, fuera de todo programa institucional, y para financiar los planes de su jefe, Amílcar Sandoval, quitándoselo a otros rubros, como el pago de salarios de maestros, trabajadores de salud, obras ya comprometidas y programas etiquetados por el gobierno federal pero que se aplican localmente.

2.- Y que los diputados de Morena han dejado de ser confiables para toda negociación política que busque soluciones conjuntas para sacar adelante la agenda legislativa, porque “no son serios, no respetan los acuerdos”; todo van y se lo cuentan “al patrón” Amílcar Sandoval, y luego lo distorsionan y lo convierten en denuncias falsas en sus conferencias de prensa.

Es el caso del “dinero para obras de los diputados”, rubro que no existíó en la pasada legislatura, pero con el que Zeferino Torreblanca y Carlos Álvarez trataron de controlar al Congreso local en el período 2005-2011. De ahí que el asesor Álvarez se lo recomendó a los morenistas y al propio Amílcar, y que de hecho lo incluyeron en el dictamen que entregarán hoy en la sesión del pleno.

Lo malo es que los morenistas ya habían ido a reuniones secretas con funcionarios estatales a pedir que les concedieran recursos para sus propias obras a cambio de aprobar el presupuesto, petición que no les fue concedida.

Ante eso, los morenistas con Antonio Helguera de nuevo a la cabeza, voltearon los hechos al revés y llevaron el chisme distorsionado a oootra conferencia de prensa.

Limosneros, mentirosos, chismosos y con garrote. Para que vea usted en manos de quiénes se tambalea una y otra vez el Poder Legislativo…

Correo electrónico: rendon59@gmail.com

error: Content is protected !!