Palabras Mayores

Views: 44

Jorge Romero Rendón

Evodio, responsable del embargo por 220 mdp en Acapulco; el socio, Xavier Olea, se lleva 40%

¿Cómo convertir una deuda negociable de 10 millones de pesos en un embargo inminente por 220 millones? Al parecer, con grandes dosis de negligencia, politiquería y corrupción, como demuestra el caso del adeudo acumulado por el ayuntamiento de Acapulco con una empresa de préstamos a trabajadores municipales que se descuidó y no fue resuelto por sucesivos apoderados legales, y que hoy están a punto de cobrárselo a la alcaldesa morenista, Adela Román Ocampo, mediante el embargo a sus cuentas bancarias decretado por un juez en última instancia.

Jorge Romero Rendón

El caso tuvo ocasión de resolverse durante el trienio del perredista Evodio Velázquez Aguirre, pero este prefirió desentenderse aparentemente de toda negociación calculando que podría obtener algún beneficio y que el problema le quedaría a su sucesor. La bomba estalló justamente ahora, en los primeros días del gobierno de Morena, ya con la amenaza del embargo.

Ante el problema, los secretarios General y de Finanzas de Adela señalaron extrañamente en conferencia de prensa que el adeudo fue heredado del muy anterior gobierno del actual senador del PRI, Manuel Añorve Baños (2008-2012). Tema que aprovechó de inmediato el coordinador de los diputados locales de Morena, Pablo Amílcar Sandoval, quien de manera infundada y precipitada acusó a Añorve, exigiéndole rendir cuentas de los 220 millones de pesos que debe el ayuntamiento, ignorando –u omitiendo- que este nunca dejó una deuda de ese tamaño, tal como constataron en su momento las auditorías Superior de la Federación y del Estado, y el propio Congreso local cuando aprobaron sus cuentas públicas.

De ahí que Añorve rechazó públicamente ser autor de ese adeudo, con base en sus cuentas públicas avaladas por diputaciones de mayoría perredista, y advirtiendo que no permitirá ser objeto de difamaciones de parte del bisoño diputado morenista.

Pero en lo económico, los principales beneficiarios de ejecutarse el embargo, serán el abogado de la empresa –Financiera Libertad-, el exfiscal estatal, Xavier Olea, quien cobrará el 40% de lo que logre recuperar de esos 220 millones… y el exalcalde Evodio Velázquez, que ordenó a los abogados del Jurídico municipal detener todo arreglo, y quien contrató también al despacho de Olea para obtener un amparo contra toda acción penal por las acusaciones de corrupción y fraude que se le han hecho. Ambos están detrás de la maniobra que finalmente ha llevado a que se decrete el embargo contra el ayuntamiento, en un escándalo que podría salpicar a la alcaldesa Román Ocampo, dada la continuidad que con ella han logrado exfuncionarios de Evodio…

Una historia de enredos…

Financiera Libertad y otras empresas privadas que operan créditos a trabajadores del ayuntamiento de Acapulco para recuperarlos vía nómina, llevan varios años trabajando bajo ese régimen mediante convenios gestionados por representantes sindicales. Durante el gobierno municipal de Manuel Añorve siguieron trabajando sin ningún problema, y cuando éste pidió licencia en marzo del 2012 para irse como candidato a diputado federal del PRI, dejó sus cuentas cerradas y en orden, como demostraron sus cuentas públicas presentadas y solventadas en tiempo y forma, sin dejar ningún adeudo pendiente.

Hay que tomar en cuenta que durante el período en que fue alcalde Añorve, el gobierno federal era del PAN y el del estado, del PRD, por lo que nadie le dio facilidades para solventar sus cuentas. Al contrario, ya que siendo un alcalde priista fue objeto de una férrea fiscalización, y de hecho el suyo fue el gobierno más auditado de la historia de Acapulco. Y sus cuentas salieron limpias, por lo que fueron aprobadas en todas las instancias.

Sin embargo, por diversas razones la alcaldesa suplente, Verónica Escobar (marzo a septiembre del 2012) dejó una deuda de entre 10 y 12 millones de pesos con la financiera, como consta en su propia cuenta pública y en los informes de la entonces Auditoría General del Estado y de la Contraloría estatal.

Esa deuda creció debido a intereses moratorios y recargos que exigió el abogado de la empresa, Xavier Olea, por una demanda que se dejó correr durante el trienio de Evodio Velázquez, quien se entendió personalmente con Olea para convertirlo en un negocio redondo para ambos –el abogado se llevará el 40% de lo que se cobre con el embargo, y el exalcalde se llevará jugosa comisión-, como puede ocurrir si se ejecuta el embargo mencionado.

Por lo que en este momento es urgente que los funcionarios de Adela Román analicen a fondo el expediente jurídico del caso, para constatar las omisiones y las deficiencias en que incurrieron los abogados del ayuntamiento durante el gobierno de Evodio Velázquez, que llevaron el juicio a tal extremo de desatención que se dejó crecer desmesuradamente el monto de la deuda –de 10 a 220 millones de pesos-, y llegar al extremo del embargo del presupuesto municipal.

Mientras que Pablo Amílcar Sandoval junior tendrá que disculparse públicamente por su torpeza y por sus acusaciones falsas que rayan en la difamación –un delito en sí mismo-, ante un Manuel Añorve que nada tiene que ver con el adeudo ni con el embargo, y ante quien podría ser llamado a cuentas si en su futuro puesto como delegado del gobierno federal lopezobradorista no cumple cabalmente con sus obligaciones…
Correo electrónico: rendon59@gmail.com

error: Content is protected !!