Adela Román, ratificar o romper con el pasado

Views: 252

Miguel Ángel Arrieta Martínez

A pesar de la marcada intención para generar la percepción de emprender una cruzada inédita al frente del gobierno municipal de Acapulco, el discursó de la alcaldesa Adela Román Ocampo al rendir protesta, evadió dos precisiones que más allá de mil palabras establecerían un deslinde real con el pasado corrupto al que se refirió: aclarar si está dispuesta a romper la regla histórica de no perseguir a su antecesor y defi

Miguel Ángel Arrieta Martínez

nir puntualmente el cómo enfrentará la corrupción.

 

En cambio, la presidente municipal recorrió por lo menos una docena de lugares comunes observados en los compromisos de inicio de gobierno pronunciados por los últimos cinco presidentes municipales:

1.- Acapulco se encuentra en un estado de crisis, como nunca antes.

2.- No les voy a fallar.

3.- No mentir, no robar, no engañar al pueblo.

4.- Atenderé con todo el esfuerzo los servicios públicos.

5.- Trabajaré por la pacificación del municipio.

6.- Gobernaré con austeridad.

7.- Daré mejores resultados con menos recursos.

8.- Combatiré la pobreza, el desempleo.

9.- Combatiré a fondo la corrupción

10.- Volveré a colocar a Acapulco como un destino atractivo.

11.- Atenderé con especial empeño a la población indígena y campesina.

12.- Impulsaré la diversificación económica del puerto.

El enfoque de Adela Román sobre la realidad del municipio que gobernará no es errado, el problema es caer en la reedición del modelo político y administrativo utilizado para gobernar Acapulco en las últimas tres décadas, con excepción del trienio zeferinista que aplicó un mecanismo gerencial.

Los principales problemas de Acapulco son numerosos pero cuelgan de dos ramas torales: desconfianza e incertidumbre.

La tesis central presentada por Román Ocampo en su discurso inaugural detona un estilo pero no activa la dinámica social requerida por Acapulco para volver a creer en sus autoridades.

Después de todo, los ciudadanos llevan ya más de dos décadas escuchando promesas para frenar la corrupción operada por una burocracia descomunal en todas las áreas del ayuntamiento, y que al final de cuentas sale más fortalecida en cada trienio.

El nuevo gobierno municipal tiene la ventaja de comenzar su ciclo con una oposición petrificada. Los partidos políticos tradicionales dejaron de ser atractivos, al menos durante la última elección, para la sociedad, lo que da un considerable margen de autonomía y movilidad a los ayuntamientos que entraron en funciones el pasado domingo.

La realidad de Acapulco es simple: el sistema partidos-funcionarios no es capaz de responder al esquema social de las generaciones llegadas con el nuevo siglo, pero en su afán monopolizador del poder los gobernantes perdieron de vista esa conclusión. Eso fue lo que activó el voto antisistémico el pasado primero de julio y desde ahí debe transmitirse un nuevo entendimiento sociedad-gobierno.

Pero los asesores de Adela Román no han alcanzado a interpretar esa definición y se acomodan convenientemente a la redacción de líneas de trabajo copiadas de propuestas presentadas por el equipo de su prócer nacional Andrés Manuel López Obrador.

El discurso de Adela Román el pasado domingo derrocha melaza a la figura lopezobradorista, como en el no muy lejano pasado los priistas rendían culto a los presidentes priistas.

El problema es que independientemente de los elogios partidistas, el reto central de la nueva administración es que los poco más de cuatro mil millones de pesos de los que dispondrá el ayuntamiento en 2019, impacten equilibradamente en beneficio de todos los acapulqueños.

Por lo pronto, Acapulco se mantiene entre los cinco primeros municipios ubicados por el Coneval con mayor número de habitantes en pobreza extrema.

De acuerdo al propio Coneval, la fórmula para superar estos indicadores se localiza en “abatir las desigualdades municipales y regionales, propiciar el ejercicio pleno de los derechos sociales y alcanzar un ritmo de crecimiento económico elevado y sostenido”.

En el fondo, destaca pues la necesidad de conocer lo que hará el nuevo ayuntamiento al respecto, antes que dedicarse a repetir discursos anclados en el pasado.

error: Content is protected !!