Sin evolución legislativa, Cuarta Transformación será inexistente

Views: 251

Miguel Ángel Arrieta Martínez

Miguel Ángel Arrieta Martínez

Más allá de adquirir tintes persecutorios la comparecencia del Fiscal Jorge Zuriel de los Santos Barrila ante el Congreso del Estado, coloca a la diputación local de mayoría morenista en el dilema de construir una línea de equilibrio institucional, u optar por la reinvención del sistema priista aplanadora pero con nuevos dueños.

El problema para los legisladores locales de Morena es que su primera demostración de poder la cimentaron sobre una nota informativa sin sustento, a la que le dieron validez institucional y con ello se obligaron a llevar al pleno de la legislatura un asunto que ya fue desmentido en medios de comunicación nacionales, días antes de la sesión legislativa en la que De los Santos Barrila ratificará lo que ya fue procesado ante la opinión pública.

Durante la primera semana de septiembre, el diario Reforma publicó una información en la que se señalaba al Fiscal General del Estado, de adquirir en exclusiva zona residencial de Acapulco un inmueble valuado en diez millones de pesos, por lo que los diputados de Morena solicitaron la comparecencia del funcionario para que explicara esa versión.

El Fiscal rechazó de inmediato la nota informativa y días después exhibió los documentos que aclaran a quien pertenece la propiedad señalada.

De hecho, los diputados recibieron un informe previo en el que se precisa que la residencia ubicada en el lote B-9C del condominio Villas La Cima en la avenida Escénica en Cumbre de Llano largo, es propiedad de Castillo Hernández, dueño de la empresa inmobiliaria Castillo Trinidad y Asociados, radicados en la Ciudad de México y con oficinas en la zona conurbada del puerto en Ciudad Renacimiento.

La escritura pública 24442 expedida por el notario público 4, Eduardo Nozari Morlet el 9 de septiembre de 2017, precisa que el inmueble fue escriturado a favor de Castillo Hernández.

Pero lo que pudiera interpretarse como una cruzada improductiva para los diputados morenistas, bien merece una visión ecléctica: la comparecencia del Fiscal Zuriel de los Santos tiene su dosis de victoria colateral para los legisladores lopezobradoristas siempre y cuando los integrantes de esta bancada asimilen que antes de proyectar cambios radicales al mapa político de Guerrerose requiere un replanteamiento de la agenda legislativa alejado del avasallamiento que practicó el PRI durante décadas.

Sin la carga negativa que representan los compromisos corporativos, la legislatura local pronto entrará en zonas de amplia movilidad que le permitirán definir nuevas reglas en el campo de rendición de cuentas y fiscalización del servicio público. Lo grave para los diputados es que no pueden ingresar a este nivel si antes no generan una corriente de pensamiento político aislada de viejas prácticas partidistas y encaminada sobre enfoques de confluencia social.

La clave para evolucionar en materia legislativa no radica en exhibiciones musculares sustentadas en tener una mayoría. El caso de la innecesaria demostración de fuerza para llamar a comparecer a un funcionario por una publicación periodística no confirmada, colocó a los diputados de Morena en un laberinto sin salida.

Después de todo, lo que los guerrerenses esperan es que Morena defina la creación de un nuevo sistema político, no que se sume o repita las prácticas del arcaico sistema partidista en el que una fuerza dominante ejercía el poder por el poder y se relegaron hasta extraviarse los entendimientos con fuerzas opositoras.

Si la legislatura local de Morena no contribuye al surgimiento de un diálogo político con nuevos enfoques, al final de cuentas terminará agregando a su partido a la lista de instituciones políticas incapaces de resolver la crisis en la que se atoró el país desde hace siete décadas.

Por lo pronto, deben comenzar por hacer que la Cuarta Transformación pase de ser un discurso a una realidad tangible, de otra manera la sociedad no entenderá para que los eligió.

En el fondo, el beneficio que les queda a los diputados morenistas es que el aprendizaje para no reincidir en la novatez que representa para ellos el caso de la comparecencia del Fiscal del Estado, fue gratuito.

error: Content is protected !!