Sin medias tintas

Views: 293

Jorge VALDEZ REYCEN

• Crónica anunciada por un Fiscal
• Un inexperto abogado de 33 años
• “Demostramos unidad”: Vicario

Al cuarto para las dos de la tarde, todo estaba consumado.

Jorge Valdez Reycen

Caaasualmente el recién votado por 43 diputados, con el voto en contra de “ya saben quién”, Jorge de los Santos Barrila, hizo su entrada al recinto parlamentario “José María Izazaga”, enfundado en un traje azul Oxford y levantó el brazo derecho para protestar como Fiscal General del Estado.
Un abogado muy joven, de 33 años, sin experiencia en menesteres de la procuración de justicia, desafió y ganó la partida a los ONG’s que la víspera lo habían intentado boicotear. No hubo sorpresas, lo contrario: se desgranaron aplausos y ovaciones.

Era la crónica anunciada por un Fiscal que desde el lunes lo había anunciado Rosa Icela Ojeda Rivera, en un tuit lleno de insidia en el hashtag “fiscalcarnal”, que demostraba su desazón, pero agradecía a quienes la apoyaron fallidamente por convertirse en Fiscal.

Héctor Vicario Castrejón y Carlos Reyes se miraban con caras de complicidad y recordaban algunos pasajes “chuscos” de la comparecencia del trío. Uno de ellos, se aventó un discurso cual político de la década de los 70’s, cosa que puso a varios diputados medio nerviosos. Uno de ellos, de plano, no se agantó y le dijo al jefe de la Junta de Coordinación Política: “Ya córtale, compadre… ¡no vaya a salir con una vergada!”.

Jorge Zuriel de los Santos Barrila será Fiscal por seis años. “¿Taaantos?”, se preguntó extrañada Rossana Agraz Ulloa.

Silvia Romero Suárez era la más sonriente de todos los legisladores, con una sonrisa de oreja a oreja. Había incredulidad, claro que sí, porque “ese muchacho vaya que tendrá encima de sus hombros una responsabilidad enorme”.

Vicario y Reyes habían “planchado” con esmero y filigrana que la unción de Zuriel fuera unánime, pero la diputada “que ya todos saben quién es” votó a favor de Roberto Balbuena, el único voto registrado. Mientras que “Oye Salomé…” ni uno alcanzó… perdónalos.

El saco azul de lana pura del político oriundo de Chaucingo era jalado de las solapas por un Héctor Vicario que estaba en su elemento: la política. “Hemos demostrado que podemos hacer las cosas con unidad, entendimiento y mirando siempre por el bien de los guerrerenses”, dijo en voz alta para que Carlos Reyes lo oyera y con un movimiento de cabeza asintiera.

En 11 minutos, la ceremonia llegó a su clímax. En 180 segundos, desde el cuarto para las dos de la tarde, Jorge Zuriel fue retratado por más de una treintena de fotógrafos y de inmediato se fue a tomar la foto con Vicario y con todos los diputados que aplaudieron su ingreso al coliseo romano en que se ha convertido una entidad ensangrentada.

Cientos de manos se le extendieron al pasar el nuevo Fiscal General, con una cara de asombro y felicidad. Era el pupilo de Florencio Salazar Adame, el que desde la subsecretaría de Gobierno para Asuntos Políticos y Derechos Humanos había descollado hacia el pináculo de una institución aletargada.

Finalmente, el secretario General de Gobierno tendrá con quién hacer mancuerna en las decisiones más álgidas de los terrenos escabrosos de la justicia.

Los diputados hicieron su tarea, bien o mal, la hicieron. Ahora, a esperar resultados…

Nos leemos… SIN MEDIAS TINTAS.

error: Content is protected !!